SALTILLO, Coahuila. Gracias al trabajo y dedicación de la Directora y planta docente, hoy el Instituto de Ciencias y Humanidades, es uno de los centros de estudios de la Universidad Autónoma de Coahuila reconocido por su calidad como Nivel II en el Sistema Nacional de Bachilleratos.

 Lo anterior lo expresó el rector de la máxima casa de estudios, Blas José Flores Dávila, al concluir el segundo período de gestión de la directora Ángeles Magallanes Monreal, quien entrega un centro de estudios consolidado por su calidad reconocida por organismos evaluadores nacionales.

 Agregó que el ICH es un instituto ampliamente fortalecido en sus aspectos esenciales; el trabajo realizado ha contribuido al engrandecimiento de una preparatoria que durante 45 años ha destacado con un papel muy importante, ofreciendo a los jóvenes saltillenses oportunidades de acceso a una educación media superior de gran calidad.

 En este sentido, felicitó a la comunidad académica y estudiantil por haber obtenido el reconocimiento que los acredita como Nivel II dentro del Sistema Nacional de Bachilleratos, entregado el pasado 7 de noviembre, y que hoy es motivo de orgullo para la UA de C.

 “Las acciones desarrolladas han logrado consolidar la calidad educativa; lo relacionado al SNB en el cual el ICH forma parte con una vigencia de su acreditación al 2020. Pocos los bachilleratos dentro del padrón de calidad en el SNB y el ICH lo ha logrado por el trabajo de su comunidad y la atención de los indicadores como la eficiencia terminal, la competitividad de sus estudiantes”, puntualizó.

Agregó que todas las actividades realizadas en el plantel, permiten la formación de recursos humanos más competitivos al ingresar a nivel superior en instituciones públicas y privadas, siendo reconocidos por su desempeño académico, al contar con mayores competencias y más habilidades que les permiten egresar como profesionistas íntegros.

 Durante su informe de actividades, Ángeles Magallanes agradeció al equipo de trabajo que siempre apoyo y contribuyó a la realización de las acciones que permiten al ICH ser un centro de estudios reconocido por su calidad académica y por la formación integral de sus estudiantes.

“Hace seis años los objetivos eran muchos y se pensaban difíciles de alcanzar. Aprendí en ese tiempo que el corazón del quehacer educativo es el trabajo de los docentes que con profesionalismo y gran vocación se dedican a la formación de los estudiantes”.

 Agregó que el ser directora del ICH, la llevó a enfrentarse a los retos que la sociedad académica del país demandó a las instituciones de educación superior, por ello, durante su administración se dedicó a trabajar en los aspectos que permitieran su ingreso al SNB, trabajo reconocido con el otorgamiento del Nivel II dentro del padrón de calidad.