“No traía dinero para el pasaje y yo le dije que no había problema”, expresó Mario Chávez López

FRONTERA, COAH.- Mario Chávez López, el chofer de la unidad número 16 del transporte público intermunicipal que ayudó a la adolescente que fue violada al permitirle que subiera al camión sin pagar, reveló que la menor estaba muy perturbada.
“Ijoles de veras sí me asusté”, expresó y comentó a La Voz Monclova detalles sobre el caso.
Informó que la unidad llevaba pasajeros cuando fue interceptada por varias patrullas de la Policía Municipal y elementos de la Policía Investigadora.
Era aproximadamente la 1:00 de la tarde cuando el conductor salió de la terminal de camiones, recorrió la colonia Diana Laura hasta llegar a la carretera 30.
“A la muchacha la levanté saliendo de la Diana Laura más delante de la tienda principal en la colonia”.
La jovencita estaba en la orilla de la carretera y le hizo la parada como cualquier ciudadano y usuario del transporte público, antes de subir le dijo al chofer que no traía dinero y que su familia la iba a estar esperando por la presidencia en el centro.
“Cuando ella hablaba se le escuchaba su voz entrecortada, se veía mal, yo le dije que no había problema y la joven se subió como cualquier otro ciudadano, sin decir nada, sin pedir ayuda ni nada”, señala el chofer de la unidad.
Comentó que no se fijó si la jovencita estaba golpeada, pero sí la vio desmoralizada, además le llamó la atención que se le quebraba la voz y se sentó a mediación del camión, ahí permaneció.
Minutos después al camión subió un señor hablando por teléfono, cuando terminó de hablar la jovencita le pidió su celular para hacer una llamada y se lo prestaron.
“Cuando ella habló rompió en llanto, pero nadie le dijo nada, ni ella habló”, comentó.
A la altura del motel Del Norte el camión fue interceptado por más de cinco unidades y elementos armados.
“Ijoles de veras sí me asusté, fue tipo película, me encerraron, no sabía qué estaba pasando pero pues yo enfocado en mi trabajo”, comentó.
Algunos de los pasajeros de la unidad bajaron asustados, otros se quedaron ahí, sobre todo los que iban más lejos.
Fue entonces cuando se enteró que la jovencita había sido secuestrada desde un día antes, que su familia la estaba buscando y que había sido abusada sexualmente por dos jóvenes.
Luego que la joven bajara y se reencontrara con su familia, dejaron ir al conductor, no lo cuestionaron solamente le pidieron sus datos.
Llevaba prisa, ya había perdido mucho tiempo y a él cobrarían los minutos de tardanza pues son las reglas del transporte público, por lo que una unidad de la Policía Municipal le abrió el paso y fue de manera que pudo regularizar su camino.
Mario Chávez López señaló que es una situación muy triste, que sin duda alguna este hecho causa asombro y dolor en la ciudadanía, pero servirá para que la gente tome conciencia.