Renuncia ante el Vaticano Raúl Vera López, obispo de Saltillo

En mensaje virtual, difundido por la diócesis en redes sociales, aseguró que no tiene decidido lo que hará cuando llegue el momento de irse. “Ni siquiera he pensado en eso, por el momento seguiré cumpliendo con lo que tengo que hacer”, señaló
PUBLICIDAD

Fray Raúl Vera López informó que esta mañana presentó al Vaticano su renuncia como obispo titular de la diócesis de Saltillo, debido a que el próximo 21 de junio cumplirá 75 años, edad en la que de acuerdo a los cánones católicos no puede ejercer el cargo.

En mensaje virtual, difundido por la diócesis en redes sociales, aseguró que no tiene decidido lo que hará cuando llegue el momento de irse. “Ni siquiera he pensado en eso, por el momento seguiré cumpliendo con lo que tengo que hacer”, señaló.

De acuerdo al derecho canónico los obispos deben presentar su renuncia al cumplir los 75 años de edad, y fray Raúl Vera los cumple el próximo día 21 pero el decidió adelantarlo. Entregó la carta de la renuncia este día al nuncio apostólico Franco Coppola.

Se desconoce cuánto tardará la respuesta del Papa Francisco

El religioso confirmó que antes de comenzar la actividad con los medios de comunicación, envió la carta hacia el Vaticano y dijo desconocer cuánto tiempo puede llegar a tardar la respuesta del Papa Francisco.

Señaló que sí el Santo Pontifica llega aceptar la renuncia que forma parte de un mandato dentro del Derecho Canónico, desconoce quién será su relevo y que el proceso depende de la nunciatura.

Por lo pronto, Raúl Vera seguirá con las actividades normales hasta recibir respuesta desde Roma.

El 30 de diciembre de 1999, Vera fue nombrado obispo de Saltillo por el papa Juan Pablo II, para así ser el sucesor del hoy obispo emérito Francisco Raúl Villalobos Padilla.

En su labor pastoral ha destacado su defensa de los Derechos Humanos, el apoyo de las reivindicaciones de mejora laboral de los mineros y demás trabajadores de la región, la ayuda a los migrantes mediante el proyecto Frontera con Justicia, apoyo a los homosexuales y la comunidad, así como la creación del centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios.