Samsung afirma que se puede arreglar con el balance de color, pero podría no funcionar.

Algunos “afortunados” en Corea del Sur han recibido con anticipación el nuevo Galaxy S8 que reservaron hace casi una semana, pero no se esperaban que llegaría con un pequeño problema en la coloración de su pantalla, mostrando un tono rojizo en lugar de un blanco neutro.

El incidente parece haber afectado a un número suficiente de usuarios en ese país y el término “Galaxy S8 Pantalla Roja” se ha colocado como uno de los más buscados en la plataforma Naver, el equivalente coreano de Google.

Por su parte, Samsung afirmó que este problema puede ser arreglado fácilmente al modificar el balance de color de la pantalla:

“El Galaxy S8 fue construido con una pantalla adaptativa que optimiza la gama de colores, la saturación y la nitidez dependiendo del entorno. Si es necesario, los usuarios pueden ajustar manualmente el rango de colores de la pantalla para cambiar la apariencia de los tonos blancos, a través de “Configuración > Pantalla > Modo pantalla > Balance de color”, comentó la compañía al portal ZDNet.

Algunos diarios coreanos han apuntado que si el balance de color no funciona es mejor optar por el reemplazo del equipo y que el tono rojizo puede deberse a la nueva tecnología de sus pantallas AMOLED, que contiene dos coloraciones de píxeles: rojo-verde y azul-verde, en donde el tono rojo es más intenso y los verdes pueden causar un desequilibrio.

Con información de Engadget.