Representantes del “gobierno encargado” de Juan Guaidó habrían malversado fondos de ayuda humanitaria

Foto propiedad de: Ariana Cubillos / AP
PUBLICIDAD

Los miembros de la agrupación política “Voluntad Popular” habrían gastado el dinero destinado al sustento de militares y funcionarios en el exilio en Colombia en hoteles de lujo, discotecas y en ir de compras.

Caracas.- Rossana Barrera y Kevin Rojas, dos miembros del partido Voluntad Popular y representantes del autoproclamado “Presidente Encargado” de Venezuela, Juan Guaidó, habrían malversado fondos destinados a supuesta ayuda humanitaria, reveló el sitio Panampost.

Barrera y Rojas, destacados en la supervisión de operaciones en Cúcuta, ciudad fronteriza con Venezuela, habrían caído en prácticas como exagerar el número de soldados desertores cuya manutención tenía que pagar el gobierno “encargado” con fondos humanitarios.

De acuerdo al reporte, los representantes de Guaidó habrían señalado que eran 1450 personas las que se encontraban bajo su cuidado, aunque la cifra en realidad era apenas de 700.

Esta cantidad exagerada les significó una cantidad de decenas de miles de dólares, mismos que fueron despilfarrados en cenas ostentosas, “shopping”, hoteles de lujo y cuentas en discotecas.

Este gasto excesivo llegó a causar extrañeza en agentes de las fuerzas de inteligencia de Colombia, quienes reportaron lo sucedido con la embajada venezolana y el presidente Iván Duque.

Los líderes opositores venezolanos, Juan Guaidó y Leopoldo López, también habrían estado enterados de lo que hacían Rojas y Barrera con la supuesta ayuda humanitaria.

La peor parte se la llevaron los cientos de soldados desertores hospedados en hoteles de Colombia y a quienes debía fluir esta ayuda. Ante la falta de fondos, muchos ya fueron echados a la calle y actualmente carecen de recursos para subsistir y se ven imposibilitados de regresar a su país.

Otra ayuda humanitaria enviada al gobierno autoproclamado de Guaidó, en forma de alimentos, se ha echado a perder en un 60%, por lo que tendrá que ser incinerada, con el desperdicio que esto conlleva.