Revienta policía “casa de torturas”

Los menores indicaron que simplemente jugaban al “chicharrazo”, sin lastimar a nadie

Jugaban a ser mafiosos.

FRONTERA, COAH.- Tras varios reportes de actos de tortura llevados a cabo en una vivienda de la colonia Occidental, se generó la activación del código rojo, por lo que elementos preventivos lograron la detención de cinco menores de edad, a quienes se les decomiso una tabla, una chicharra y un bat de beisbol, con los que presuntamente llevaban a cabo las torturas.
Los detenidos fueron identificados como Kevin Jesús “N” de 15 años, José Antonio “N”, de 16 años, Ángel Inocencio, Juan Carlos y Héctor Adrián, los tres de 17 años de edad y todos con domicilio en la colonia Occidental.

También puedes leer: Mutilan a hondureño

Los menores detenidos aseguraron que solo estaban jugando al “chicharrazo”.

Fue cerca de las 00:30 horas de ayer, cuando vecinos de la calle García Carrillo casi esquina con calle Morelos reportaron que se escuchaban demasiados gritos, los cuales provenían del patio de uno de los domicilio.
En otra llamada anónima se especificó que un grupo de hombres se encontraban “tableando” y torturando a una persona, por lo que de inmediato se activó el código rojo y las diferentes corporaciones policíacas se movilizaron al sitio.
Los presuntos responsables de dichas torturas, al percatase de la intensa movilización policíaca salieron corriendo de la vivienda para tratar de huir, pero fueron alcanzados y asegurados por elementos preventivos.

Una vez detenidos los implicados, la casa fue revisada, encontrándose una chicharra, un tablón y un bat de beisbol, pero no se encontró a ninguna persona torturada.
Los menores fueron cuestionados y aseguraron que las cosas las utilizan para jugar al “chicharrazo”, juego en el que ellos se electrocutan o reciben un tablazo si pierden, pero aseguraron que jamás las han utilizado para torturar a nadie.
Por lo anterior, los menores fueron puestos a disposición del Juez Calificador en turno de la Cárcel Municipal, solamente por la falta administrativa de alterar el orden público, ya que no se encontró a ninguna persona afectada.