Robo a Kim Kardashian, de película y en seis minutos

Cuando Kim Kardashian vio a un hombre enmascarado en el departamento que estaba habitando en París, la madrugada de este lunes, pensó que iba a ser violada.
El portal web TMZ difundió detalles del atraco del que fue víctima la estrella de realities en la capital francesa.
Según esa historia, Kardashian estaba acostada, únicamente con su bata puesta, cuando escuchó pasos en el departamento de dos pisos, ubicado en el lujoso distrito 8. Vio entonces a través de una puerta de cristal a un hombre con máscara y a otro con un sombrero de policía, por lo que se percató de que había algo raro y de inmediato trató de contactar a su guardaespaldas, Pascal Duvier, quien en ese momento estaba cuidado a las hermanas de Kim: Kendall y Kourtney, en un centro nocturno de la ciudad.
Antes de que pudiera terminar de marcar el número, uno de los hombres le arrebató el teléfono y lo tiró. Le ataron las manos con unas esposas de plástico y cinta adhesiva. Luego un hombre la tomó de los tobillos y la puso en la bañera.
De acuerdo con el sitio TMZ, Kardashian le dijo a policías que creía que iba a ser violada y gritaba a los ladrones que no la mataran porque tiene hijos y que tenía dinero y podían llevarse lo que quisieran.
Kim relató además que los asaltantes sólo hablaban francés y que lo único que entendió era que le decían “ring, ring” (en relación con el anillo de compromiso que le dio Kanye West y que ella misma presumió en su cuenta de Instagram hace poco).
Como Kardashian continuaba rogando y llorando, los ladrones le pusieron cinta adhesiva en la boca.