Ronald Acuña y su histórico jonrón 40

El venezolano se convierte en el segundo pelotero más joven en la historia de las Grandes Ligas que batea esa cantidad en una temporada. Asimismo, está cerca de lograr otro hito

Desde que había logrado su bambinazo 39, Ronald Acuña no había conseguido otro en cinco juegos.
PUBLICIDAD

ATLANTA.- Ronald Acuña Jr. estaba fascinado por incorporarse a un club sumamente exclusivo. Pero dijo que le emociona más la oportunidad de festejar adecuadamente un título divisional.
El prodigio venezolano se convirtió en el segundo pelotero más joven en la historia de las Grandes Ligas que batea 40 jonrones en una temporada, Freddie Freeman remolcó un par de carreras y los Bravos de Atlanta aseguraron al menos de que finalizarán la temporada empatados en el primer lugar en la División Este de la Liga Nacional, al superar 5-4 a los Filis de Filadelfia.

Eso es lo más emocionante en este momento, lo que todos buscábamos”, dijo Acuña, de 21 años, acerca de la inminente conquista del cetro divisional. “Eso es lo que buscamos, pienso que todos nosotros tenemos que salir con esa misma energía, con el mismo entusiasmo, conseguir ese triunfo y ojalá que podamos celebrar. Es algo que todos esperamos”.
Con ocho juegos por disputar en la temporada regular, un segundo cetro de división consecutivo parece ser un mero formalismo para los Bravos. Mantienen una ventaja de 9 juegos y medio sobre los Nacionales de Washington, que han disputado tres juegos menos y tuvieron libre el jueves.

Los Bravos podrían celebrar oficialmente este viernes con una victoria ante los Gigantes de San Francisco o si Washington pierde en Miami.
Y en esta ocasión, Acuña podría participar en el brindis.
“El año pasado no me querían dejar tomar porque era menor de edad, pero este año tengo la oportunidad y estoy más emocionado que todo el mundo”, dijo el jardinero de La Guaira con una gran sonrisa.
Acuña quedó encandilado con su histórico jonrón. Lo despachó 432 pies, hasta el segundo nivel del SunTrust Park, quedándose parado en el plato para admirar el vuelo de la pelota ante Aaron Nola antes de soltar el bate y hacer un lento recorrido por las bases.