Rosario Robles ofrece declararse culpable y recibir seis años de prisión

La Fiscalía tiene hasta el 26 de marzo para decidir si acepta la oferta de la exfuncionaria y desiste de que devuelva 5.000 millones de pesos

PUBLICIDAD

La exsecretaria de Estado mexicana Rosario Robles ha ofrecido declararse culpable de los delitos de ejercicio indebido del servicio público y omisión a cambio de recibir seis años de prisión. La funcionaria del Gobierno de Enrique Peña Nieto ha dado un nuevo paso en las negociaciones por el caso conocido como La Estafa Maestra, un escándalo de corrupción que implicó la defraudación de unos 15.000 millones de pesos. La extitular de dos carteras en el anterior sexenio, que lleva presa más de un año y medio, había ofrecido primero declararse culpable a cambio de una reducción de la pena, un acuerdo que fue rechazado por la Fiscalía General de la República (FGR). La nueva oferta de Robles, de ser aceptada, la libera además de pagar una reparación por el daño a las arcas públicas de más de 5.000 millones de pesos (unos 250 millones de dólares). El Ministerio Público tiene hasta el 26 de marzo para decidir si acepta el acuerdo o no.

El ofrecimiento de Robles ha dejado ahora la pelota en el campo del juego de la Fiscalía. En las negociaciones que llevaron adelante, el primer desacuerdo que hubo fue por el tiempo que la exfuncionaria debe pasar en prisión. Los abogados de la extitular de Secretaría de Desarrollo Social (2012-1015) y Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (2015-2018) ofrecieron primero una confesión a cambio de tres años de cárcel, contra los 21 que pidió la Fiscalía. Ahora han modificado la oferta por seis años, por delitos penados con un máximo de siete. Pero el Ministerio Público le acusa a la extitular ese delito por partida doble, y se aferra a posibles agravantes.

El otro punto de negociación es la reparación del daño. La FGR insistió en que la exfuncionaria devolviera el dinero que se le acusa de haber defraudado. Algo que la defensa consideraba injusto e imposible de acatar, ya que aseguraban que la exsecretaria no cuenta con esa plata. Ante los desacuerdos, el juez del caso les dio en una audiencia el pasado 26 de febrero un mes más para negociar. Robles es la cabeza visible de La Estafa Maestra. Fue arrestada en agosto de 2019 y es desde entonces la única exfuncionaria que ha permanecido en la cárcel por este caso. La Fiscalía le acusa de haber desviado más de 5.000 millones de pesos destinados a programas sociales a través de contratos falsos con universidades públicas.

Durante el primer año que pasó en prisión, Robles rechazó por completo los cargos y acusaba una venganza política. Pero la defensa se vio forzada a dar un giro en noviembre del año pasado con la aparición en escena de un excolaborador. Emilio Zebadúa, que ocupó el cargo de oficial mayor en las dos carteras que la mujer dirigió, decidió colaborar con la Fiscalía. La señaló como una de las orquestadoras de un entramado que incluyó a unas 570 personas. Desde ese momento, la exsecretaria ha intentado llegar a un acuerdo con la FGR.

Robles busca conseguir un procedimiento abreviado, un proceso judicial que se usa para evitar ir a un juicio. “Cada día que paso en [el penal de] Santa Martha estoy muriendo, quería abreviar este proceso, pedir el mismo trato que se le ha dado a otros”, ha reclamado al juez. La exsecretaria ha reprochado que no se le den las mismas condiciones que a otros exfuncionarios que han recibido beneficios judiciales, como el exdirector de Petróleos Mexicanos Emilio Lozoya que se apegó a la figura de testigo colaborador. De concretarse el acuerdo ofrecido este miércoles, no se conocerán los detalles de la investigación sobre uno de los casos más emblemáticos de la lucha contra la corrupción del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.