México.- Ayer en la Plaza México “Bienvenido” de Jaral de Peñas puso la bravura y Arturo Saldívar, el valor y el buen toreo.

A la postre, el aguascalentense se reencontró con el público capitalino cortando una merecidísima oreja y siendo el triunfador de la segunda corrida.

Leo Valadez confirmó la alternativa y lo hizo con una buena faena ante un toro que se refugió en toriles, pero que malogró con la espada. Leo dejó ver esbozos de sus cualidades.

A Pablo Hermoso le dejaron todo el peso de la taquilla por la que pasaron 18 mil espectadores, aproximadamente, y además no pudo redondear su tarde. En su primero de Bernaldo de Quirós que fue un animal con mucha clase, Pablo malogró su variada labor con el rejón de muerte, y en su segundo, toro deslucido y de poco trapío, también de Bernaldo, el caballista hizo gala de su experiencia, pero no pudo ir más allá.