Santiago Apóstol: Corazón de la fe

PUBLICIDAD

Meses antes de hacer oficial la fundación de lo que hoy es nuestra ciudad, Don Alonso De León trazó la plaza de la villa donde aún se encuentra ubicada y dividió la cuadra norte entre la iglesia al Éste y casas del cabildo o consistoriales al Poniente, ordenó la construcción de una Parroquia provisional y le asignó terreno necesario para cementerio, una cabaña como sacristía y la tierra necesaria para siembra de hortaliza.
Santiago Apóstol ha sido desde sus inicios, el más importante factor de unión entre los habitantes de nuestra población, el vínculo que ató a los antiguos habitantes de éstas tierras con su familia y los alejó de la vida errante, fue la forma para abandonar la vida nómada.
Pocos son los datos que se tienen de la primera parroquia de Santiago Apóstol y de la construcción de la actual, por eso es tan importante divulgarlos para compartirlos, siempre con la esperanza de encontrar nuevas fuentes de información que ayuden a clarificar nuestro pasado.
Se tiene un registro sobre un diario del Padre Morfi en Monclova del día 9 de diciembre de 1777 que cita: “La iglesia es una bodega muy oscura, con 5 altares infinitamente pobres. Inmediata a ella se está construyendo una parroquia muy capaz, toda sillería. Para su portada están ya labradas varias piedras muy bellas”.
Esta parroquia fue bendecida y consagrada el 25 de julio de 1796 por el señor Obispo Don Andrés de Llanos y Valdéz. Sin embargo, su construcción fue concluida hasta aproximadamente 1810.
Según viejas crónicas, la Iglesia aún terminada, daba la impresión de ser una obra inconclusa, pero fue, desde los albores del Siglo XIX, el sitio en que se efectuaron los más solemnes e importantes acontecimientos de la vida de nuestra población y que marcaron su huella en nuestra historia.