Se ahogan hermanitos

Los niños de tres y dos años jugaban con los cabritos pero un descuido de sus padres bastó para que sucediera la tragedia.

Los cuerpos de los hermanitos Axel y Aitana fueron llevados al anfiteatro.
PUBLICIDAD

EJIDO AGUA DE LA HERRADURA, MPO. DE ESCOBEDO, COAH.- La distancia no los ayudó, dos hermanitos de tres y dos años murieron ahogados al caer dentro de un bebedero para animales, su padre, en su desesperación los abordó a su camioneta y se enfiló a la carretera estatal número 34 en donde una ambulancia y la Policía lo interceptarían.

Fue la tarde de ayer, alrededor de las 16:00 horas cuando Leobardo Genaro Lira Pérez, de 33 años de edad, padre de los niños Axel de tres años y Aitana, de dos, encontró los cuerpecitos dentro del bebedero de las vacas.

Los pequeños junto a sus padres se encontraban en el rancho “Pájaros Azules”, ubicado en el Municipio de Abasolo, los niños jugaban con los cabritos, todo era felicidad pero unos minutos sin supervisión de sus padres fue suficiente para que sucediera la tragedia.

El cuerpo de la pequeña Aitana flotaba dentro del bebedero mientras que el niño yacía hundido, por lo que su padre de inmediato los sacó, intentando reanimarlos mientras pedía auxilio, requería una ambulancia.

Debido a la lejanía, las autoridades escoltaron una ambulancia del Centro de Salud Rural de Escobedo, en la que viajaba un médico, abriéndose paso para llegar con rapidez al auxilio de los niños que ya eran trasladados por su padre a bordo de una camioneta Ford, en color gris con rojo, sin embargo, la distancia no ayudó.

Después de varios minutos de impotencia, el padre de familia observó la ambulancia, los rescatistas bajaron de inmediato a los niños y los subieron a la ambulancia, pero ya era demasiado tarde, los pequeños no contaban con signos vitales.

Ante esto, elementos de la Policía Municipal informaron del fallecimiento de los infantes a los detectives de la Agencia de Investigación Criminal, quienes arribaron al sitio acompañados por el personal de Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado.

El área donde se encontraba la ambulancia fue custodiada y acordonada por las autoridades mientras que los peritos y los sabuesos realizaban las diligencias correspondientes, cerca la madre de los pequeños estaba inconsolable.

Tras dar fe del deceso de los hermanitos Lira Espinoza, se solicitó el apoyo del personal de una funeraria del Municipio de San Buenaventura, quienes se encargaron de trasladar los cuerpos hasta el anfiteatro donde serían sometidos a los trámites de rigor para posteriormente entregarlos a sus padres y les dieran cristiana sepultura.

Los padres de los niños los subieron a su camioneta para interceptar la ambulancia, la distancia no ayudó.