Se cumple un mes y Elda no aparece

Ninguna autoridad se ha acercado a los familiares para darles información; la menor no quería ir ya a la secundaria

A pesar de que se dice ha sido vista en diferentes partes, no la han localizado. Aún la siguen buscando con la esperanza de que regrese.
PUBLICIDAD

Castaños, Coah.- Al cumplirse hoy un mes que la jovencita Elda desapareció de su hogar de la noche a la mañana, su abuelita dijo “queremos que regrese, sin miedo; que sepa que no habrá problemas, queremos saber que está bien”.
Continuó, “nos ha cambiado la vida, estamos muy tristes, a veces muy preocupados y otras veces con fe de que en cualquier momento va a llegar por esa puerta”.
La señora Elda Ramos Lerma abuelita de Elda Graciela Obregón, indicó que tienen fe de que ella está con vida y se encuentra bien, porque han sido muchas las ocasiones en que les llaman para reportarla que la ven.

Ayer se cumplió un mes de que la joven desapareció de la noche a la mañana.

Aunque desafortunadamente la familia no ha dado aún con su paradero, indicó, pese al gran esfuerzo de salir a diario a buscarla.
Comentó la señora Elda que la mamá de su nieta, su hija, ha sido alertada para que acudan a diferentes puntos donde dicen que han visto a la niña, pero cuando acuden ya no la encuentran.
Relató que los primeros días de la desaparición de su nieta, se dijo que recibieron una llamada que la niña había sido vista en el Bulevar San José en Monclova, pero al acudir los familiares a buscarla no encontraron nada.

Durante varios días elementos de la policía preventiva dieron rondines especiales por el lugar en que se dijo fue vista Elda, sin embargo, no rindió frutos la búsqueda.
Posteriormente, se dijo también que en San Buenaventura había sido vista la menor, y en este caso la abuelita dijo desconocer si se realizó una búsqueda especial como en Monclova.

Elda en una fotografía que su madre Erika Castilleja comparte en sus redes sociales.

La señora Elda Ramos mencionó que la última vez que vio a su nieta fue la noche antes de dormir después de su desaparición. “Vino a ayudarme a acostar a su abuelo, mi esposo no se puede mover, y ella con mucha calma me ayudaba siempre, le dije ya acuéstate y descansa, me dijo que sí”, comentó
Incluso la Señora Elda presintió algo de su nieta y cuando la chica se retiró al otro cuarto -ella dormía con su madre en la vivienda contigua- se salió ella del suyo para ir a cerrarle la puerta.

“Yo creo que estaba esperando que me durmiera y le apagara la luz o algo así porque ya no amaneció con nosotros”, señaló.
Hace poco tiempo les avisaron que habían visto a Elda en la Plaza de Castaños, la mamá de la chica y otra hija de la señora salieron rápidamente a buscarla, pero al indagar se comentó que la jovencita había tomado una combi de la ruta Libertad.
Así que trataron de seguir al transporte público, incluso se les dio alcance pero Elda no iba en él, y el chofer que conocía a la familia desmintió que la joven hubiese subido a la unidad, porque asegura que el transportista conoce a la familia.

ELDA YA NO QUERÍA IR A LA SECUNDARIA
Al cuestionarle si en los últimos días que vio a su nieta la notó algo extraña o con actitud diferente, la abuelita dijo que les causó mucha sorpresa que la niña externó no querer ir ya a la secundaria.
Dijo desconocer los motivos reales del interés de la niña por desertar de sus actividades escolares, “no sabemos por qué, dijo que no tenía ningún problema con nadie”.
Incluso, añadió la abuelita “Elda tenía una maestra con la que se llevaba muy bien, ella la quería mucho, como que se entendían, por eso me extrañó que quisiera salirse de la escuela”.

Elda era una jovencita como cualquier otra mientras cuando estaba en su hogar, durante toda su infancia vivió al lado de sus abuelos maternos, ellos la vieron crecer, pero tenía poco tiempo que se había ido a dormir al cuartito contiguo donde vive su madre.
“Ellas hacían todo juntas, por eso no sabemos qué pasó, iban juntas a mandados, a hacer pagos y se divertían juntas”, explicó.
De su hija, la madre de Elda, la abuelita detalló que a penas tenía un mes que había conseguido trabajo en un supermercado de la localidad, porque antes no trabajaba luego de que se encargaba de cuidar a su padre en una clínica de Monterrey.

“Ella estaba contenta porque ya tenía trabajo, pero a raíz de que esto pasó le dijeron a mi hija que se tomara su tiempo para buscar a su niña y que regresara a trabajar cuando todo estuviera bien”, comentó.
Los compañeros de trabajo de su hija le dijeron que querían apoyarla que hiciera actividades que ellos le comprarían si vendía alimentos o si hacía algo para recabar fondos, así que este fin de semana vendieron tamales y también le entregaron una ayuda que entre todos juntaron.

“Le dieron a mi hija para que solvente sus gastos de andarse moviendo, todos los días sale a buscar a su niña, y pues necesita cuando menos para el transporte”, explicó.
Doña Elda asegura que la situación no ha sido fácil, pero ella saca fuerzas “me hago la fuerte”.
Referente a las pruebas de ADN para verificar si coinciden con el cuerpo encontrado hace unos días en Castaños, la abuelita dijo que ellos no han sido llamados para nada, incluso se sienten ya desesperados porque no les han dado avances de la investigación.
La familia de Elda Graciela Obregón habita en la calle Niño Perdido esquina con Lago de Chapultepec en el numeral 590, de la colonia Emiliano Zapata.