Vence 3-1 al Nápoles en la Ida de los Octavos, juego disputado en el Estadio Santiago Bernabéu

El Real Madrid sacó renta de su encuentro ante el Nápoles en el Santiago Bernabéu para quedarse con un 3-1 de ventaja en la serie de Octavos de la Champions.
Los merengues no se intimidaron ante la postura ofensiva del cuadro italiano ni que éste se fuera al frente en el marcador apenas al minuto 8.
Lorenzo Insigne sorprendió a todo el madridismo en el estadio al disparar de tres cuartos de cancha a la portería de Keylor Navas, quien al estar mal ubicado ni siquiera lanzándose pudo alcanzar el esférico, que entró pegado al poste.
Los siguientes minutos pusieron a prueba al Madrid, el cual puso en marcha la tarea para buscar el tanto del empate con su juego ofensivo, mismo que le dio frutos al 18’ con el empate de Karim Benzema.
La paridad le dio ánimos a los dirigidos por Zinedine Zidane y poco a poco fueron haciéndose mejores que el contrario, que se salvó de algunas llegadas.
La suerte para el Nápoles no fue tanta para el complemento, cuando el cuadro blanco salió con la mira más afinada, prueba de ello el 2-1 de Toni Kroos al 49’, con un tiro de media distancia.