Se infecta herida de ancianita

La señora fue operada de la columna y la lesión se le llenó de gusanos

En deplorables condiciones de higiene vive la señora Ramona Valdés, quien cuenta con 85 años de edad y sufre por las llagas que se le formaron por la inmovilidad que le causa su enfermedad.
PUBLICIDAD

FRONTERA., COAH.-Totalmente descuidada se encuentra una ancianita de 85 años de edad que requiere de manera urgente curaciones en diversas partes de su cuerpo, ya que el pasado mes de junio la operaron después de la columna después de que sufrió una aparatosa caída, desde entonces el único hijo que la atiende no ha podido brindarle la atención debida, ella se encuentra en un espacio insalubre y sin las más mínimas normas de higiene.

Ramona Valdés es la madre de familia quien en total silencio sufre por las llagas que la inmovilidad de su cuerpo le ha causado, toda vez que desde la operación en donde le extrajeron los discos de la columna, no puede mantenerse en pie ni sentada, por lo que la inmovilidad y el mal estado del colchón donde duerme, le han provocado aperturas en su cuerpo que supuran y le causan dolor.

Su hijo de nombre José López Valdés de oficio chatarrero, dijo que desconoce el porqué a su madre la operaron de los discos de las columna vertebral y asegura que aunque hace un mes la operaron, nadie ha acudido a quitarle las puntadas de la operación, las cuales le causan mucho dolor.

Vecinos del lugar aseguran que la señora Ramona vive en deplorables condiciones de higiene, incluso explicaron que en ocasiones le han salido gusanos de las heridas que presenta a la altura de la columna vertebral y piernas.

Al acudir a corroborar el estado en que se encuentra doña Ramona, se pudo constatar que en el humilde domicilio en donde habita, no existen las más mínimas normas de higiene, ya que la recámara y toda la casa se encuentran llenas de pañales sucios, trastes, desperdicios, basura e incluso sangre de la señora, la cual fluye al momento de tratar de levantarla de su cama.

La mujer quien habita el domicilio marcado con el número 904 de la calle Occidental de la colonia del mismo nombre, aseguró que solo vive de la pensión de 1500 pesos que el gobierno le entrega, pero van varios meses que no la recibe y no pueden acudir a recogerla debido al mal estado en el que se encuentra.

“Necesito ayuda, mi piel no quiere cicatrizar, me duele y me sangra mucho, yo tuve 6 hijos, uno se me murió y solo 1 más me ve, mis tres hijas casi no acuden a verme, quizá no se han enterado que estoy en cama, por ello necesito que me ayuden y que un medico venga y me revise, toda vez que hace un mes que me operaron y no me han podido quitar los puntos de sutura, lo que me causa más dolor”.