Se levanta Jorge de problema renal

Afirma hay esperanza para pacientes dializados siempre y cuando se apeguen al tratamiento médico

El Seguro Social festejó el Día Mundial del Riñón con la participación de testimonios.

Hace un año, Jorge Cárdenas Escalera llegó a Urgencias de la Clínica 7 del Seguro Social en silla de ruedas, sus riñones comenzaron a fallarle. El día de ayer dio su testimonio de pie frente a más derechohabientes y goza de buena salud, gracias al esfuerzo, a la dieta y al apego al tratamiento médico.
Jorge mencionó que tuvo una vida muy descarriada desde los 12 años de edad, comenzó a fumar y a tomar sin reparar en su salud. A los 33 años le detectaron diabetes y para sus 51 años ya tenía problemas graves de salud, dos años después llegó en mal estado a urgencias, tuvo que ser trasladado en silla de ruedas.

Hace un año dependía de una silla de ruedas, ahora Jorge ya puede caminar luego de padecer insuficiencia renal.

Los médicos de la Clínica 7 tuvieron que recurrir a realizarle una hemodiálisis, pesaba 110 kilos y no podía hacer sus necesidades, tuvo que ponerse a dieta y seguir al pie de la letra las instrucciones que los galenos le daban en el departamento de Diálisis.
Un año después, Jorge Cárdenas pesó 83 kilos y pudo dar su testimonio a más pacientes sin requerir de la silla o de un bastón, de pie platicó su lucha e hizo recomendaciones a los derechohabientes en el Día Mundial del Riñón, como él, no deben de fumar ni auto medicarse.

Además de mantener una ingesta de líquidos saludable, no tomar refrescos, comer saludablemente y mantener el paso bajo control, monitorear la presión arterial y mantener un control regular de los niveles de glucosa en la sangre.
A sus 54 años Jorge sigue con su tratamiento y tiene mayores esperanzas de seguir adelante con su vida, al lado de su esposa que no lo ha dejado solo con la enfermedad desde marzo del 2018.

Desea que su familia no siga su camino.
Humberto Pineda Peñalosa jamás sintió molestia hasta que vio cambios en su talla en el año 2011, pesaba 94 kilos y cada mes bajaba más, sin embargo no acudió con su médico. Fue hasta que se desmayó en su domicilio ubicado en la colonia Ferrocarrilera que lo internaron en la clínica que le dijeron tenía insuficiencia renal.
“Rápido entré a diálisis y después a la hemodiálisis que es más severa, gracias al Seguro Social como a sus médicos que pude retomar mi buena salud. Ya no les doy tanta mortificación a mi familia, sigo las indicaciones y la dieta como es, siempre les recomiendo que se cuiden para que no sigan el mismo camino que yo”.