????????????????????????????????????

Tania es una de tantas jóvenes que de un día para otro ya no regresó a su casa

Cuando un familiar está desaparecido te cambia la vida, se llevan un pedazo de vida, detiene el tiempo, no hay esfuerzo ni lucha que sea suficiente para tratar de encontrarlo con vida, sin embargo ya nada será igual.
Con camisa blanca, pantalón de mezclilla y unos ojos llenos de tristeza, don Julio Sánchez integrante de la Caravana Internacional en la Búsqueda de Personas Desaparecidas con Vida no pierde la esperanza de encontrar a su hija Tanía con bien.
El 21 de enero del 2012 cambió la vida para la familia originaria de Torreón, ese día su hija Tania Sánchez Aranda se fue a una fiesta junto a su novio y algunas de sus amigas, pues estaban celebrando que acaban de terminar un curso de capacitación.
Al concluir la reunión, Tania se ofreció a llevar a una de sus amigas a Francisco I. Madero, sin embargo de regreso la llanta del coche se les poncho, presuntamente frente a un lugar donde estaban unos delincuentes.
La joven intentó pedir ayuda vía telefónica, sin embargo, eso fue la última vez que supieron de ellas, solamente unas horas después recibieron una llamada donde les exigían el pago de 350 mil pesos de rescate.
Don Julio inició sus propias investigaciones, incluso cuenta que estuvo a punto de localizarlos gracias al GPS, pero pareciera que alguien les avisó y huyeron del lugar, sin que volvieran a saber nada de su paradero.
Hasta el día de hoy han trascurrido 5 años, tres meses y 26 días de la desaparición de Tania, los cuales han sido de un dolor indescriptible, nada se compara con la incertidumbre de no saber qué le sucedió a su hija, dónde estará, ni mucho menos si volverá a verla.
Es por ello que don Julio acompañado de su exesposa y madre de la joven se han sumado a la caravana internacional, donde han recorrido diferentes ciudades del País tratando de encontrar información que les permita dar con su paradero.
“La vida nos cambió completamente, nada volverá a ser igual, incluso si la encontramos pues no sabemos lo que pasó, ni lo que ha vivido durante todo este tiempo”, reconoció el padre de familia.