Japón.- En la búsqueda del placer, muchas personas puede llegar a experimentar de maneras poco comunes para alcanzar una satisfacción más allá de la conocida, sin embargo, este hombre anónimo japones cruzó un limite que jamás se habría atrevido a imaginar nadie.

El pescador compartió en algunas publicaciones de Internet su deseo de masturbarse con el estomago de un pez rape, pues siempre le había causado gran curiosidad la sensación del órgano viscoso en su miembro. Antes de comenzar su muestra de amor propio, el hombre se aseguró de desinfectas con sal y etanol las vísceras del pescado, antes de proseguir publicando la frase:

Ahora me quito los pantalones.

Aunque pareciera que fuera de la bizarra experiencia, todo había salido de acuerdo al plan, el hombre confesó más tarde que se vio forzado a acudir al hospital tras sufrir severos dolores en su pene.

Dado a que el rape es un animal cuya flora intestinal es sumamente distinta a la de los humanos, el hombre terminó con una infección en la uretra por un parásito que se adherido a su miembro durante su proceso de masturbación.

Los doctores le diagnosticaron el padecimiento y le recetaron un tratamiento con antibióticos, además de que debe aplicarse un ungüento en la cabeza del pene para mitigar la sensación de ardor y comezón que se presenta cada que siente ganas de ir al baño.

A pesar de todo esto, el japonés parece no haber aprendido ninguna lección, pues manifestó sus deseos por intentar masturbarse con un calamar muerto en cuanto termine su periodo de curación.