SAN BUENAVENTURA, COAH.- En pleno día de muertos, Pablo Hernández Verduzco, decidió suicidarse al colgarse en un pasillo que da hacia el local de ropa de su esposa, al estar deprimido por problemas familiares.

Fue la tarde de ayer, alrededor de las 15:00 horas cuando Hernández Verduzco, quien contaba con 52 años de edad, se dirigió hacia el pasillo ubicado en la casa marcada con el número 450, sobre la calle Francisco I. Madero, de la zona Centro, tomó un mecate de color amarillo, lo ató de una mufa y el otro extremo, lo colocó en su cuello.

Agobiado por los problemas, Pablo no dudó en hacer un nudo en su cuello y posteriormente se lanzó al vacío, acabando de manera instantánea, con su existencia.

El cuerpo fue descubierto por la hijastra del hoy occiso, quien al ver el cuerpo de Pablo, pendiendo con la ayuda de un mecate, corrió en búsqueda de ayuda pero ya era demasiado tarde.

Elementos de Protección Civil llegaron al lugar pero ya nada pudieron hacer por Pablo, pues ya no contaba con signos vitales.

Al ser notificados de los hechos, oficiales preventivos llegaron hasta el domicilio y acordonaron el área, solicitando la presencia de los elementos de la Agencia de Investigación Criminal además del personal de Servicios Periciales.

Los detectives dialogaron con Elizabeth Verduzco, hermana del hoy occiso, quien informó que Pablo atravesaba por problemas familiares y estaba deprimido, especulando que pudo ser ese el motivo que lo orilló a suicidarse.

Al fijar la escena y recolectar la evidencia, los peritos no encontraron algún recado póstumo, por lo que al realizar las diligencias correspondientes, se ordenó el levantamiento del cuerpo para que fuera trasladado al anfiteatro.