Se mete al IMSS para matar a su expareja

El hombre se encontraba convaleciente, luego de recibir varias puñaladas; la mujer lo ataca en la cama del hospital

Luego de ser apuñalado en cuatro ocasiones afuera del Bar Bonanza, José Refugio Estrada Mendoza, de 27 años, nuevamente sufrió otro ataque, pero ahora por su expareja, quien con engaños ingresó al segundo piso del hospital de zona número Siete del IMSS, y lo atacó a golpes.
Como fue del dominio público, José Refugio, vecino de la calle Juan Larios número 1567, de la colonia Colinas de Santiago, fue atacado a puñaladas afuera del Bar Bonanza, al filo de las 02:00 horas del día domingo.
Su agresor fue detenido por la Policía Municipal y se identificó como Ángel Daniel Peña, vecino del municipio de Castaños, hasta ahora, dejado en libertad por la agente del Ministerio Público, a pesar de que fue capturado infraganti por las autoridades y consignado por el delito de lesiones dolosas gravísimas, que ponen en riesgo la vida.
Tras el ataque que recibió, José Refugio, las cuatro puñaladas dieron en órganos vitales, tuvo que ser intervenido de inmediato y hasta el día de hoy permanece en el segundo piso, recuperándose.
Sin embargo, la noche de ayer, ingresó hasta el segundo piso su exmujer, de nombre Thelma Patricia Espinoza de 33 años y a quien su familia señala como la persona que le ordenó a Ángel Daniel atacar a José Refugio, a puñaladas.
Thelma Patricia, logró burlar la poca seguridad que tiene el hospital, y con engaños llegó hasta la recámara de José Refugio, quien se encuentra delicado, pero estable; lo atacó a golpes y le afirmó que lo mataría.
Como pudieron, enfermeras y familiares de José lograron quitársela y pedir el apoyo de la Policía Municipal, quien al llegar llevó a cabo el arresto y traslado de la mujer a la comandancia municipal.
La madre de José Refugio, de nombre Minerva Mendoza Palacios de 49 años, mencionó que Telma Patricia es una persona sumamente agresiva, pues mandó asesinar a su hijo, a quien le ha jurado la muerte hasta el cansancio.
Al igual que ella, Cecia Damaris y Bianca Tapia, familiares de José Refugio, no se explican cómo el agente del Ministerio Público dejó en libertad al agresor de su hijo, pues existió la flagrancia y además le causó lesiones dolosas en órganos vitales.
La desquiciada mujer quedó detenida 12 horas, en las celdas de Seguridad Pública, a disposición del juez calificador en turno quien ordenó su arresto, finalmente.