Se perderían 12 mil empleos

Bartlett dejaría pérdidas por 800 millones de dólares.

CFE redujo la operación de sus centrales de generación en Nava, la López Portillo y la Carbón II, mientras que opera a toda su capacidad y con carbón importado en el estado de Guerrero.
PUBLICIDAD

Saltillo, Coah.- En tanto opera en Guerrero a toda su capacidad plantas generadoras con base en carbón importado por el que paga 70 por ciento más que el nacional, la Comisión Federal de Electricidad mantiene en mínimos las dos plantas de Nava, Coahuila, lo que ha paralizado a la Región Carbonífera y ahora pone en riego más de 12 mil empleos en la Región Norte, con un impacto negativo por 800 millones de dólares.

En un conflicto que se encamina a terminar en tribunales internacionales, a través de su empresa comercializadora Corporativo Industrial Coahuila, Minera del Norte rechazó la intención de la CFE de variar unilateralmente los términos del contrato de suministro de carbón para las centrales José López Portillo y Carbón II, localizadas en Nava.

La empresa señala que aceptar una reducción de alrededor de 40% en los volúmenes y en los precios del carbón llevaría al cierre de la Unidad MICARE, con la pérdida de 4 mil empleos directos y cuando menos 8 mil indirectos de proveedores de bienes y servicios, lo que se sumaría a la paralización que ya registran pequeños y medianos mineros.