Se raja la cara en accidente

Al chocar contra la Ford, Elizabeth se golpeó de lleno contra el parabrisas del auto

Los socorristas atendieron a la lesionada y la llevaron al hospital.
PUBLICIDAD

Con el rostro bañado en sangre fue como terminó una mujer luego de golpearse la frente contra el parabrisas cuando el auto en el que viajaba fuera impactado por una camioneta en un transitado cruce de la Zona Centro.

La pasajera del Lupo terminó con el rostro ensangrentado.

El aparatoso accidente que además dejó considerables daños se registró al filo de las 14:00 horas, en el cruce de las calles Ocampo y Jesús Silva.
Según el peritaje establecido por las autoridades, José Manuel Morelia Valdés, vecino de la calle Héctor Vladimir, número 805, de la colonia Guadalupe Borja de ciudad Frontera, omitió una señal de alto al desplazarse por la calle Ocampo.

Fue en el mencionado cruce donde se le atravesó al paso a un automóvil Volkswagen Lupo, modelo 2005, de color negro, que era conducido por Andrés Vázquez García, de 48 años, quien vive en la calle Del Estudiante, número 1507 de la colonia Deportivo.
El afectado regresaba de realizar la despensa con María Elizabeth Ibarra Morales, vecina de la avenida Juárez, número 675, de la colonia El Pueblo.

El aparatoso accidente dejó además considerables daños.

Al estrellarse de lleno contra la Ford Explorer, modelo 1993, color guindo, la pasajera del Lupo sacó la peor parte al golpearse la cabeza de lleno contra el cristal contra el parabrisas, lo que causó que acabara con el rostro ensangrentado.

Vecinos del lugar de inmediato solicitaron el apoyo de una ambulancia y la presencia de la Policía, siendo los elementos del departamento de Control de Accidentes quienes acudieron al lugar para deslindar las responsabilidades.
Así mismo, socorristas del SAMU se encargaron de auxiliar a la mujer y la trasladaron a la clínica 7 del Seguro Social ya que presentaba una herida en el cuero cabelludo.

También lee: Hallan tirada a mujer

El conductor de la camioneta fue trasladado a la jefatura, donde buscaría resolver su situación legal mientras que los dañados vehículos fueron retirados con la ayuda de una grúa, para ser internados en un corralón.