Se recuperan sacerdotes del Covid -19

Pero siguen misas virtuales para mayor seguridad

PUBLICIDAD

“La vida no tiene ninguna seguridad para nadie”, externó el Padre Eduardo Neri acerca del Covid-19 durante la homilía de ayer, llamó a los feligreses a confiar en Dios ya que solo el da sentido y dirección a la vida, así como está de su lado en los momentos más difíciles.

El Padre Eduardo Neri recientemente estuvo contagiado de Covid-19 junto a sus compañeros de la Iglesia Santiago Apóstol, Candelario Velázquez y Claudio Longoria, todos tuvieron síntomas leves y completaron su aislamiento domiciliario, afortunadamente no tuvieron complicaciones.

En la misa dominical que se sigue realizando de forma virtual, pidió a la ciudadanía el confiar en Dios ya que nunca los deja desprotegidos en los momentos más duros.

“Que podamos seguir enfrentando las situaciones que vamos viviendo gracias a él, con su fortaleza y consuelo, porque nosotros solos realmente no podemos. Ya nos hemos dado cuenta, sobre todo los que hemos padecido esta enfermedad, la vida no tiene ninguna seguridad para nadie”.

El hombre es débil y no se tiene lo necesario para sobrevivir, dijo el Padre, por más conocimientos y atención, las cosas no siempre terminan bien en la salud. Solo en Dios se puede confiar plenamente la vida, solo Dios le da sentido y dirección, y la esperanza de un mejor mañana.

“Las cosas pueden mejorar, solo Dios puede estar ahí a nuestro lado cuando más necesitamos de ese alguien, que nos creó por amor, nos redimió por misericordia y santificado pro pura bondad”.