“Hubiese sido terrible perder la vista tan joven por una tontería como la que hice”.

Tylah Durie es una chica de 16 años estudiante de Belleza. Aún así, estuvo a punto de perder la vista tras teñirse las cejas y dejar que el tinte hiciera efecto alrededor de 10 minutos.

“Me desperté casi ciega debido a la reacción. Mis ojos se habían hinchado como globos enormes. Yo estaba llorando y gritando”, cuenta.

Sus ojos comenzaron a agrandarse y la picazón era insoportable. “Era como tener arena de playa dentro de mis ojos, sin poder quitármela”.

Luego de recibir atención médica, la joven confirmó que había sufrido quemaduras químicas debido a una reacción alérgica al tinte y tuvo suerte de no quedar ciega. “Hubiese sido terrible perder la vista tan joven por una tontería como la que hice”.

Con información de Daily Mail.