Secuestra, tortura y viola a una niña

“¡Sáquenme de aquí, me quiere matar!”, gritaba Valeria desde la cajuela del taxi número 15

Rafael Ibáñez Estrada confesó haber atacado a la menor en venganza hacia su ex, quien ya tenía otra pareja sentimental.

En venganza porque su mujer lo engañó, un taxista secuestró, torturó y violó a su hijastra de tan solo 13 años de edad a la que sacó con engaños de la Secundaria Técnica 76, para después abusar sexualmente de ella en un predio de la colonia Monte Viejo. Luego de saciar sus instintos la encajueló y tenía planeado matarla y deshacerse del cuerpo.
El degenerado taxista del sitio Del Sol, fue atrapado por autoridades en calles de la colonia Monte Viejo cuando huía, pero las patadas que la niña daba desde adentro de la cajuela alertaron a los policías que procedieron a la detención.
“Sáquenme de aquí, me quiere matar” gritaba desesperada Valeria “N”, obligando al taxista a abrir la cajuela.
El depravado fue identificado como Rafael Ibáñez Estrada de 46 años de edad, con domicilio en la calle Higueras número 1002 de la colonia Monte Viejo, que fue consignado al Centro de Justicia y Empoderamiento de la Mujer bajo los cargos de privación ilegal de la libertad, lesiones, abuso sexual y lo que resulte.
Mientras que la pequeña Valeria “N”, que tras el brutal ataque terminó con múltiples lesiones en el rostro y pecho y tuvo que ser trasladada de emergencia a la clínica siete del Seguro Social, donde se confirmó la violación.
El calvario de la menor comenzó pasadas las 08:00 de la mañana; a su secundaria ubicada al sur de la Ciudad llegó Rafael, a bordo de un Nissan Tsuru de color amarillo, marcado con el número económico 15.
El maniático la engañó diciéndole que su madre no había ido a trabajar y necesitaba que la llevara con ella, lo que Valeria creyó, confiada.
El taxista se llevó a la menor hasta su vivienda y la metió a la fuerza y como la niña se resistía la golpeó en el rostro, desmayándola.
Una vecina se percató de lo que estaba pasando y llamó a la policía mientras Valeria “N” vivía el peor de los calvarios.
Luego de saciar sus más bajos instintos, sacó a la menor, la echó a la cajuela y se preparaba para huir.
Fue en el cruce de las calles Enlace Sur y Arroyo, donde los oficiales de la patrulla 115 de la Policía Municipal lograron interceptarlo.
Al bajar de la unidad, los uniformados escucharon una serie de golpes y gritos de horror, provenientes de la cajuela, descubriendo a la menor semivestida y vapuleada del rostro.
A pesar de ser sorprendido con la niña, negó haberla abusado o golpeado, afirmando que la menor se había causado las lesiones al caer de la cama.
El taxista fue llevado a la comandancia en donde quedó encerrado en una celda; oficiales aseguraron que el tipo se daba de golpes mientras rezaba un Ave María.
Sería el médico legista quien se encargaría de certificar la violación, además presentaba lesiones en el cuello de inteto de estrangulamiento, pecho y ojos, además de mordidas en diferentes partes del cuerpo.

El dato

El depravado fue identificado como Rafael Ibáñez Estrada de 46 años de edad, con domicilio en la calle Higueras número 1002 de la colonia Monte Viejo, que fue consignado al Centro de Justicia y Empoderamiento de la Mujer bajo los cargos de privación ilegal de la libertad, lesiones, abuso sexual y lo que resulte.

Los hechos

Fue en el cruce de las calles Enlace Sur y Arroyo, donde los oficiales de la patrulla 115 de la Policía Municipal lograron interceptarlo.
Al bajar de la unidad, los uniformados escucharon una serie de golpes y gritos de horror, provenientes de la cajuela, descubriendo a la menor, semivestida y vapuleada del rostro.