Norma Angélica Ramírez de la Cruz asegura que su expareja le exigió que le entregara la casa y el automóvil a cambio de regresarle a las niñas

Castaños, Coah.- En un calvario se han convertido los 30 días siguientes a partir del 12 de julio, cuando dos menores de edad fueron arrebatadas de su madre con el apoyo de policías municipales; aquel día un padre de familia secuestró a sus propias hijas y a cambio de regresarlas, le exigió a su expareja que le entregara la casa y automóvil que le cedió durante la separación.
A pesar de las acusaciones, el padre de las dos menores calificó a la madre como una persona conflictiva y quien conducía su vehículo en estado de ebriedad, a bordo con sus tres hijos, por ello el motivo de llevarse a sus hijas.
A la fecha, la señora Norma Angélica Ramírez de la Cruz no ha vuelto a ver a sus hijas María y Destini de ocho y tres años de edad respectivamente, a un mes de haber sufrido la pérdida y no poder verlas, está próximo a enfrentar un proceso por la custodia de sus dos pequeñas.
En entrevista para periódico La Voz, la madre de las pequeñas reveló que ha recorrido las instancias correspondientes (Ministerio Público, Centro de Empoderamiento, Pronnif) sin embargo, en ninguna ha logrado el apoyo para recuperar a sus hijas.
“En esta semana, mi abogado presentó la demanda de custodia ante el Juez Familiar, todo este tiempo no me ha permitido verlas, espero que el juez tome eso en cuenta y me regrese a mis pequeñas.
Es muy difícil esta situación, todo este tiempo que no he visto a mis hijas me está enfermando, he bajado mucho de peso, casi no quiero comer”, manifestó.
Manifestó sentirse acosada por los propios elementos de Seguridad Pública, de quienes asegura “reciben dinero” y vigilan su casa, además teme que de un momento a otro se lleve también a su hijo Chris de 12 años de edad.
“Hace unos días mi hijo fue a la tienda y su papá lo iba siguiendo, solo que la encargada de la tienda ya sabe nuestra situación y al ver a mi hijo asustado lo escondió, mi expareja entró al lugar, pero la encargada de la tienda le mencionó que no estaba mi hijo y se fue, mi hijo salió asustado”, mencionó.
“A raíz de esta situación continuaron elementos de Seguridad Pública siguiéndome y deteniéndome, de hecho siguen por las noches vigilando mi casa, echan las luces para adentro”, indicó.