Semana Santa y sus tradiciones

Todo inicia con el Miércoles de Ceniza, y a partir de ahí las tradiciones llegan de una a una cada semana.
PUBLICIDAD

Todo inicia con el Miércoles de Ceniza, y a partir de ahí las tradiciones se extienden como un árbol frondoso. La Cuaresma consiste un periodo de aproximadamente cinco semanas, 40 días, que culmina con el Domingo de Resurrección. Al buscar información sobre que sí se puede hacer y que no se puede hacer durante la Cuaresma las variaciones son infinitas. Todavía más variadas son las razones y explicaciones que la Iglesia otorga sobre porqué algo es prohibido o porqué se recomienda que no se haga. En este artículo conoceremos los tradiciones más distinguidas durante la Cuaresma, así como los alimentos típicos que no pueden faltar en las mesas mexicanas, y aún más, monclovenses, que cabe bien decir no son las mismas que en otras partes del mundo, ya que nuestro país, al ser amplio en territorio lo es también en símbolos culturales.

Iniciaremos hablando sobre las 5 creencias más comunes sobre la Cuaresma:
No comer carne roja. Usualmente se piensa que la Cuaresma es un tipo de abstinencia y ayuno. Es privar al cuerpo de ciertos “placeres” para poder estar en mejor comunión con Dios. Esa es la razón por la que se piensa, debe evitarse comer carne roja. El cuerpo debe estar limpio.
Imitar a Jesús. La función del cristiano es la de imitar la vida de Jesús, por tal motivo recrean los sacrificios por los que Él pasó, como el ayuno, la abstinencia y la constante oración. Todo esto se intensifica durante la Cuaresma.
El ayuno: La Iglesia hoy establece como ayuno la práctica de hacer solo una comida fuerte al día, y son días fijados el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo. En principio es obligatorio para los adultos sanos que entre 18 y 59 años de edad, salvo embarazadas, madres en lactancia o enfermos. La abstinencia consiste en no comer carne, además de esos dos días, todos los viernes de Cuaresma, y pueden practicarla todos los mayores de 14 años.

Días de reflexión y penitencia. Según estadísticas, la asistencia a la iglesia aumenta por parte de los creyentes, así como las confesiones. En algunas partes llegan a un lleno total, cuando durante fechas comunes no alcanzan ni la mitad de su capacidad.
La representación de la Pasión de Cristo: Viacrucis. El pueblo centra la representación del Viacrucis como el hecho más importante de la Semana Santa. Y la verdad es que en sí la Cuaresma desde el Miércoles de Ceniza ya es todo un acontecimiento. Quizá el motivo sea la pasión con la que se lleva a cabo dicha representación y la participación de todo el pueblo en la misma.
Para tener una vida saludable es necesario comer bien. El alimento es necesario para poder vivir y es algo con lo que casi nunca se tiene restricciones, excepto en estas fechas. Ya que causa tanto placer, es fácil caer en los excesos, como pasa con otras placeres de la vida. Por eso, no es raro que la mayoría de las religiones usen el ayuno como un acto de sacrificio. Una renuncia voluntaria que pone a prueba la voluntad personal imponiendo su propia disciplina espiritual.

Aquí presentamos los 5 platillos típicos mexicanos y algunos exclusivamente norteños, que se preparan en Cuaresma.
Chicales. Si bien este platillo se consume más en Cuaresma en realidad se puede comer en cualquier época del año. Se dice que proviene del Estado de Nuevo León, allá por Galena, pero en Monclova ya lo adoptamos como nuestro. Es elaborado básicamente con elote macizo, chile colorado y especies, formando un rico guisado que se puede acompañar con tortillas.
Tortas de camarón o papa. Estas tortitas de camarón o de papa son típicas durante la Cuaresma, porque además de ser fáciles de elaborar son bastante económicas y rinden mucho. Se acostumbran comer con algún caldo, o nopales, o incluso se pueden acompañar de los chicales.
Lentejas. La ventaja de las lentejas es que se pueden comer con muchas cosas, se le puede agregar nopalitos, por ejemplo. Además tienen proteína. Las lentejas que se comen durante la Cuaresma usualmente no incluyen embutidos, pero sí muchas verduras.
Capirotada. Este postre es típico del norte, igual que los anteriores se puede comer en cualquier época pero es cierto que quienes la preparan acostumbran hacerlo más durante la Cuaresma. La capirotada son capas de pan bolillo frito bañadas en una miel de piloncillo y cubiertas con cacahuate, nuez, pasitas y queso.

Caldo de pescado. En realidad puede ser el pescado en cualquiera de sus presentaciones. Pero gracias a que durante la celebración de la Cuaresma que puede ser en marzo o abril, aún el clima no es tan caluroso en nuestra ciudad se puede aprovechar y cocinar un caldo de pescado. La forma de prepararlo varía mucho según los gustos.
La Cuaresma es un tiempo de descanso para el cuerpo y para el espíritu. Para la Iglesia como lo vimos antes, es necesario que se tome como un tiempo de reflexión y comunión. Gracias a la amplia variedad culinaria que se tiene en nuestra región, este tiempo se utiliza así mismo como pretexto para elaborar deliciosos platillos que nos hacen esperar ansiosos por estas fechas.