Senado prohíbe a padres dar ‘cinturonazos’ o ‘pellizcos’ a menores como forma de castigo

Los efectos nocivos de estos castigos se manifiestan en las dimensiones físicas, cognitivas, emocionales y conductuales de los menores.

PUBLICIDAD

El Pleno del Senado de la República avaló este miércoles reformar dos instrumentos legales para prohibir cualquier tipo de violencia física como método correctivo o disciplinario a niños, niñas y adolescentes.

Por tanto, todo castigo corporal y humillante tales como ‘chanclazos’ y ‘cinturonazos’ queda prohibido con el fin de proteger el derecho a la vida de los menores libre de violencia.

El problema que se pretende resolver, a través de esta iniciativa aprobada, es caso de que todos los días, en el país, los menores sufren las causas y los efectos nocivos del castigo corporal en su vida.

El dictamen señala que los efectos nocivos se manifiestan en las dimensiones físicas, cognitivas, emocionales y conductuales en el desarrollo de los menores.

Este tipo de castigos incrementa el riesgo de conductas violentas, antisociales e, incluso, criminales en la adultez

En México la prevalencia del castigo corporal es preocupantemente alta, de acuerdo con cifras oficiales.

El dictamen, que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescente y del Código Civil Federal, fue turnado a la Cámara de Diputados para su votación.