“Ser papá es lo mejor que me pudo pasar”

“Un padre es un guía, una persona que tiene la obligación de sacar adelante a sus hijos, llevarlos por el buen camino y hacer todo lo que sea necesario para convertirlos en personas de bien”, aseguró don Francisco Almaraz.

Sentado en una mecedora del Asilo de Ancianos, el hombre de 88 años aseguró que los padres tienen la obligación de guiar los pasos de sus hijos para que siempre vayan por el mejor camino, sin importar que crezcan y se vuelvan adultos, deben trabajar día a día para convertirlos en personas de bien, productivas y responsables.

Junto a su esposa Elda Gutiérrez Palos de 81 años procreó cinco hijos, tres mujeres y dos hombres, los cuales son su más grande amor, su inspiración pues son quienes lo inspiraron a dar lo mejor y para hacer todo lo que sea necesario para que fueran personas de bien.

Sus hijos, Francisco Almaraz Gutiérrez, Imelda Guadalupe, José Brígido, María Zapopán  y Diana Patricia Almaraz siguen siendo el motor que lo inspira cada día, su mayor motivación para darles las herramientas que sean necesarias.

“Son hijos cariñosos, tengo grandes recuerdos de ellos desde su infancia hasta el día de hoy, sin duda son lo mejor que me pudo haber pasado en la vida”, recordó con una sonrisa que le iluminó el rostro.

Don Paco recuerda que por muchos años se dedicó a varios oficios, entre ellos conductor de unidades de carga pesada, donde conoció más de 14 estados de la república, recorrió largos caminos con jornadas extenuantes de trabajo, pero nunca desistió pues sabía que en casa lo esperaba su familia.

Cada vez que salía a carretera siempre llevaba en su pensamiento a su esposa e hijos, es por ello que siempre trató de conducir con la mayor precaución para evitar cualquier accidente, pues sabía que alguien lo esperaba.

“Durante los años que fui transportista tuve varios accidentes automovilísticos muy grandes, sin embargo gracias a Dios nunca nos pasó nada grave, tal vez él sabía que no quería separarme de mi familia y que en casa me esperaban.

Con mucho esfuerzo sacó a su familia adelante, logrando los mejores resultados pues actualmente uno de sus hijos es médico, otra es nutrióloga, maestra, además una estuvo a unos meses de concluir su carrera en mercadotecnia,

“Muchas personas me dicen que dónde quedó el fruto de tantos años de trabajo en diferentes empleos y mi respuesta es siempre la misma, en mis hijos, ellos son mi mejor inversión, verlos convertidos en profesionistas y personas de bien”, reconoció don Paco.

Con el paso de los años sus hijos fueron haciendo su vida, algunos de ellos viven en la Ciudad de México, Monterrey, San Antonio y San Buenaventura, pero sabe que cada uno de ellos tiene una buena vida y son personas de bien.

Hace cerca de un año 8 meses presentó algunos problemas de salud, es por ello que los médicos le recomendaron tener la vigilancia de una enfermera, es por ello que tomaron la decisión de internarlo en el Asilo de Ancianos.

Don Paco reconoció que constantemente recibe visitas de sus familiares, quienes a pesar de permanecer internado no lo han dejado solo, lo visitan, se lo llevan a diferentes lugares y le dedican un poco de su tiempo.