Serie Mundial entre Rays y Dodgers impone récord negativo

El tercer duelo de la definición por el título entre Tampa Bay y Los Ángeles fue el juego de Clásico de Otoño con menor audiencia en TV de la historia

El tercer juego entre Rays y Dodgers fue el menos visto en televisión. (Reuters)
PUBLICIDAD

El tercer juego de la Serie Mundial, una victoria de los Dodgers de Los Ángeles por 6-2 sobre los Rays de Tampa Bay, fue el encuentro del Clásico de Otoño con menor audiencia televisiva en la historia.

Ese duelo superó la marca indeseable establecida apenas dos días antes en el segundo juego. Un promedio de 8 millones 156 mil televidentes de dos años o más miraron el juego del viernes por la noche en Fox, lo que arrojó un rating de 4,3 y un share de 10, informó el martes la firma medidora de audiencias Nielsen Media Research. El segundo juego fue visto por un promedio de 8 millones 950 mil espectadores y el primero por 9 millones 195 mil.

La victoria dramática de Tampa Bay por 8-7 el sábado en el cuarto juego atrajo a un promedio de 9 millones 332 mil telespectadores, con un rating de 4,8 y un share de 12. El triunfo de los Dodgers el domingo en el quinto encuentro fue visto en promedio por 10.059.000 personas, para cifras respectivas de rating y share de 5,3 y 11.

Antes de este año, el único juego de una Serie Mundial con menos de 10 millones de espectadores televisivos en promedio había sido el tercero de la edición de 2008, entre Filadelfia y los Rays, cuyo comienzo se demoró 91 minutos por la lluvia. El último out de aquel partido cayó a la 1:47 de la madrugada.

La Serie Mundial del año pasado entre Washington y Houston acaparó en promedio la atención de 12,3 millones de televidentes para el tercer juego; 10 millones 285 mil para el cuarto, y 11 millones 464 mil para el quinto.

El rating es el porcentaje de viviendas que tienen televisor y que sintonizan cierta transmisión. El share es el porcentaje que sintoniza esa transmisión entre las viviendas con un televisor encendido a determinada hora.

Los ratings han bajado para los programas deportivos en este otoño. Algunos atribuyen la caída a la pandemia de coronavirus o a la competencia que significan las transmisiones relacionadas con las próximas elecciones presidenciales.