Conducir una moto no solo es peligroso por la velocidad que estas pueden alcanzar… sino porque puedes ser atacado por una serpiente furiosa en cualquier momento.
Un buen consejo: cuando conduzcas una motocicleta, trata de no despertar a las víboras furiosas que duermen en la carretera.

Esto es exactamente lo que le pasó al conductor de este vehículo en la ciudad de Lampang, Tailandia.

Aparentemente, las serpientes que se sienten agredidas no solo muerden, sino que pueden saltar una altura considerable para un reptil que no cuenta con patas.

Afortunadamente, los reflejos de quien conducía el vehículo lo salvaron de recibir una mordida que pudo haber sido de consideración.