¿Servicios de Urgencias saturados?

Es común escuchar quejas del pésimo servicio que dan en ciertas instituciones de salud en el área de uUgencias, y estas son de la índole que tardan una eternidad para ser atendidos por un médico de primer contacto, que uno tiene que llegar muriéndose para que sea atendido. Pues déjeme decirle que esto último es verdad, que usted tiene que llegar muriéndose para ser atendido por un urgenciólogo, pero no se espante y ni se enoje al leer esto, mejor deje que le explique.
En lo servicios de salud de todas las instituciones, principalmente las de tipo público, esto por su carga excesiva de trabajo, se da prioridad a situaciones médicas que ponen en riesgo la vida de cada uno de los pacientes, es por eso que “semaforizan” estas situaciones para agilizar el proceso de atención. Para realizar esta semaforización se utiliza la escala del Triage de Manchester, en donde por niveles y colores según la clasificación de la gravedad del paciente se opta el tiempo que usted debe permanecer en espera para hacer atendido. Este se divide en cinco niveles:
REANIMACIÓN [Rojo]: debe ser una atención de forma inmediata, aquí el tiempo es crucial para el estado de salud de paciente, se requiere una atención inmediata por parte de los médicos en donde si no hay una respuesta inmediata depende la vida del paciente. Estas situaciones son tales como una insuficiencia respiratoria, infarto, un paro cardiorrespiratorio, un traumatismo craneoencefálico severo, etcétera. Le recuerdo que son situaciones médicas que ponen en peligro la vida de un paciente.
EMERGENCIA [Naranja]: aquí la situaciones son de alto riesgo y la atención debe ser dentro de los 10 a 15 minutos. Tales situaciones como confusiones, letargia, dolor en el pecho, dolor abdominal, hemorragias, quemaduras en ojos por algún acido, etcétera. Aquí es crucial la atención, pero no amerita la atención inmediata.
URGENCIA [Amarillo]: aquí las situaciones médicas no ponen en peligro la vida, no existe un alto riesgo inminente, pero se presenta una alteración aguda en el estado de salud previo que requiere una atención inmediata. Aquí los pacientes deben ser atendidos en un lapso de 30 minutos, algunas situaciones son fiebre y dolor de cabeza de inicio súbito e intenso, traumatismos menores, vómitos y diarreas intensas de inicio brusco con situación de deshidratación. Aquí existe ambigüedad en qué tipo de urgencias debe ser atendidas en este nivel, pero principalmente son aquellas en las que el paciente se encuentra estable, pero su condición médica pudiera complicarse y progresar a una emergencia y/o reanimación en un lapso de una hora.
PRIORITARIO [Verde]: aquí se engloban situaciones no graves, en las que la vida del paciente en ningún momento pone en peligro su vida, y su atención puede durar hasta 120 minutos, situaciones tales como infecciones urinarias, infecciones gastrointestinales sin evidencia de deshidratación, infecciones bacterianas y/o virales que no se tuvo mejoría con tratamientos previos, etc.
NO URGENTE [Azul]: en este nivel las situaciones médicas pueden ser atendidas en más de 120 minutos, aquí se engloban aquellos padecimientos crónicos, o situaciones clínicas de días incluso de más de 12 horas de evolución, y se opta por la consulta externa. Incluso estas situaciones no deben ser atendidas en un servicio de urgencias.
Queda claro que en ningún momento se le debe negar la atención médica, aún si es o no es derechohabiente, aunque en dado caso no lo sea, el servicio tendrá que ser cubierto. Es importante que debemos tener un poco de sentido común cada vez que utilicemos el servicio de urgencias, lo escribo no en el afán de ofender, sino para concientizar y poder agilizar este proceso de atención, y que realmente se utilice para lo que fue creado, para atender situaciones que ponen en peligro la vida. Esto lo comento ya que es muy común que lleguen personas a las tres de la mañana con un hijo con fiebre que inició desde las cinco de la tarde, pero como no está dejando dormir, acuden a Urgencias para que sea valorado; o la típica señora que lleva más de 15 días con dolor de cabeza y que piensa que por ir a Urgencias va a ser atendida de forma inmediata. De primer instancia, el niño pudiera presentar crisis convulsivas febriles y la señora pudiera tener una hipertensión que desencadene en un evento cerebrovascular; ambas son críticas desde este punto de vista, pero me atrevo a decir que casi un 80% de las consultas en Urgencias deben ser tratadas en el consultorio y no en urgencias un sábado a las dos de la mañana, en donde hay otras prioridades. Y de este 80% la mayoría pudieron haberse prevenido. Es importante y todo el personal médico entiende el pesar del familiar que acude con su paciente enfermo y exije la atención médica, pero también debemos ser responsables y tener sentido común de la situación; vuelvo a al ejemplo del niño con fiebre desde las cinco de la tarde, el cual pudo haber acudido a un médico con un facultativo en la tarde, o utilizar medios físicos para reducir la fiebre, o el caso de la señora con más de 15 con dolor de cabeza, fácilmente pudo haber ido a su consulta con el médico familiar para ser valorada.
Recuerde que no es el sistema de salud que está mal, es la sobrecarga de trabajo, y cuando este se sobresatura, se sale de nuestras manos poder resolver situaciones imperantes que realmente necesitan nuestra atención. Usted merece la atención médica, pero tranquilícese, no resuelve nada alterándose.
Mis mejores deseos para este año que empieza, le recuerdo, hagamos Medicina Preventiva, le cuesta menos prevenir.
Este espacio es de ustedes y para ustedes, créalo y transfórmalo… envía tus dudas y comentarios. Hagamos Medicina Preventiva.
dr.yan.plata@hotmail.com