Él es don Manuel Guerrero Beltrán 81 años de edad y su esposa Francisca.

Castaños.- Su mirada refleja el cansancio de años de trabajo, siempre buscando la manera de sostener a su familia; a la edad de 81 años el señor Manuel Guerrero Beltrán quien vive a las faldas del cerro en la colonia Emiliano Zapata al lado de su esposa, hija y tres nietos, carecen de los servicios básicos como energía eléctrica y agua potable, esto por la lejanía de su vivienda.
Calle sin nombre ubicada en la colonia Emiliano Zapata colinda con la calle Julio César y como dato de ubicación a espaldas de la central de camiones Benavides, es donde se ubica la humilde casa la cual consta de dos cuartitos elaborados de concreto, un baño construido a través de los programas sociales, y una letrina más, elaborada con maderos y cobijas.
El matrimonio de Manuel y Francisca todos los días tienen qué trabajar, haga frío o calor, en la incertidumbre de qué se va a comer el día de hoy, conseguir el pan diario mediante la colecta de botes de aluminio, que a lo mucho les deja 100 pesos, con lo cual distribuyen para la alimentación y el pago de agua potable.
La respiración del señor Manuel se agita al hablar, quien recuerda que años atrás trabajó en un antiguo molino ubicado en el cerro, además se dedicaba al campo, con ello sostenía a su esposa y seis hijos, cinco varones y una mujer.
Lamentablemente la vida les arrebató a sus cinco hijos varones y solo vive con su hija de 40 años de edad quien tiene tres hijas, dos pequeñas de primaria y una de preescolar.
“Hemos sufrido mucho”, manifiesta la señora Francisca quien recordó que hace un tiempo alguien le dio un golpe fuerte en la cabeza y a raíz de ello no escucha bien, la lejanía de su vivienda, la falta de recursos, empleo y el cuidado de sus hijos orilla a esta familia vivir en situaciones precarias.
Afortunadamente un vecino de buen corazón pasa la energía eléctrica, sin embargo, ante la falta de agua potable en este lugar orilla a comprar tinacos de agua, para ello diariamente busca botes de aluminio en los contenedores para poder venderlos y llevar algo de alimento a sus nietos.
Es día miércoles, el frío pega fuerte en este lugar, don Manuel quien apenas si puede caminar decide quedarse en casa al lado de su esposa pues asegura el frío podría matarlo si sale a conseguir botes de aluminio.
Apenas se registra el frente frío número 4, sin embargo es temporada que en este municipio sobre todo en sectores alejados el frío pega muy fuerte, la necesidad de abrigarse y de alimento son urgentes para esta familia.
Quienes no tienen un medio de transporte para trasladar a sus nietas a la escuela, no existen suficientes camas para todos los que ahí habitan, sin embargo el calor de hogar, la unidad de la familia ha logrado que salgan adelante.
Aún cuando las pequeñas no se encontraban en casa, vecinas manifiestan que una de ellas tuvo un sangrado en su nariz, sin embargo la falta de recursos para el traslado a un hospital dificulta en ocasiones la visita al médico.
Cabe mencionar que vecinos han apoyado a la familia, asimismo fundaciones de esta localidad, sin embargo, las carencias continúan, la gente de buen corazón quien desee apoyar sin cuestionamientos, solo basándose en ayudar a los pequeños de la casa y los abuelitos que ahí habitan podrían comunicarse al teléfono 8661075875 con la señora Lily vecina de esta familia.

Recolectan botes de aluminio

El matrimonio de Manuel y Francisca todos los días tiene qué trabajar, haga frío o calor, en la incertidumbre de qué se va a comer el día de hoy, conseguir el pan diario mediante la colecta de botes de aluminio, que a lo mucho les deja 100 pesos, dinero que distribuyen para la alimentación y el pago de agua potable.

Ubicación de su casa

Calle sin nombre ubicada en la colonia Emiliano Zapata colinda con la calle Julio César y como dato de ubicación a espaldas de la central de camiones Benavides, es donde se ubica la humilde casa.