Sigue grave policía

El disparo calibre 22 que recibió en la cabeza causó daños irreversibles

No respira por sí solo el policía baleado.
PUBLICIDAD

NUEVA ROSITA, COAHUILA.- Médicos del Hospital Z. Cruz desconectaron el ventilador artificial al oficial de Seguridad Pública, Edgar Omar Fernández con la intención de que despierte del coma inducido después de la cirugía de cráneo al que fue sometido, pero lo volvieron a entubar al detectarle un espasmo bronquial.

Informó el doctor Raúl Cuellar Garza.

El médico cirujano, Raúl Cuellar Garza señaló que al momento de retirarle el ventilador artificial el paciente no respondió para respirar por sí solo por lo que hubo necesidad de volverlo a entubar, posteriormente lo volverán a intentar cuando su estado de salud se normalice.

El estado de salud lo reporta estable pero grave debido a la lesión por impacto de bala que ingresó por el parietal del lado derecho y se fragmentó en el área occipital, al momento de someterlo a cirugía fue necesario retirarle las esquirlas que se encontraban alojadas en la masa encefálica.
Explica el galeno que el impacto causó grave daño cerebral, es por eso que ayer intentaron desconectarlo para diagnosticar las secuelas de salud que pudiera presentar de los cuales se desconocen hasta el momento sin embargo, dijo, el paciente es joven por lo tanto es uno de los factores primordiales para recuperarse.

También te puede interesar: Muere madre en pleno 10 de mayo

El calibre de bala que utilizaron el o los presuntos responsables supuestamente es 22, el cual causó daños irreparables al cerebro, los médicos esperan que el paciente evolucione satisfactoriamente para volver a retirarle el respirador artificial.