Sigue siendo alto la violencia contra las mujeres

Mayela Chávez Burciaga, directora general de la Asociación Opciones Dignas, A.C.
PUBLICIDAD

El número de feminicidios, sigue siendo alto en diferentes regiones de Coahuila y durante los últimos 2 años se ha incrementado de forma alarmante en los municipios de Torreón, Saltillo y Matamoros, lamentó la directora de la Asociación Opciones Dignas A.C., Mayela Chávez Burciaga.

“En muchos casos no se reporta la violencia contra las mujeres, por lo que es necesario educar a las nuevas generaciones, para que cambien los estereotipos y paradigmas, en el futuro”, indicó.

Dijo que, la violencia, debe atenderse y prevenirse desde la crianza; aunque esta es multifactorial debido a los abusos infantiles, que hayan sufrido, tanto agresor como las víctimas, así como la mentalidad y la sociedad patriarcal, donde un hombre puede matar a una mujer, simplemente porque puede hacerlo.

Destacó que, continúa registrándose marcada desigualdad entre hombres y mujeres, lo que ha dado pie a que en la sociedad se considere que los hombres tienen de alguna forma, derechos sobre las mujeres; esposas e hijas.

“Si ha cambiado la sociedad en este tema, pero no estamos en circunstancias ideales, para poder decir que la violencia se va a terminar”, reitero Chávez Burciaga.

Refirió que Coahuila sigue con cifras alarmantes, al grado de números rojos en casos de violencia, por lo que son muchas organizaciones en la entidad las que pugnan porque se solicite la alerta de género, por el alto número de feminicidios.

Comentó que Acuña podría considerarse una región con los números más bajos de feminicidios, ya que este año se tiene registro de un deceso en este rango, y el año pasado hubo otro caso, sin embargo, con una sola mujer que muera por causas de violencia, nos dice que toda la sociedad está haciendo algo equivocadamente.

La directora de Opciones Dignas, A.C., dijo que se ve difícil el panorama del 2020, debido a que el presidente de la República no cree en los organismos de la sociedad civil, sin embargo, hay esperanza de que el rediseño nacional de las estrategias contra la violencia hacia las mujeres en el país, involucre el trabajo de los refugios, apuntó.