Sin agua 200 familias en Villa de Nadadores

????????????????????????????????????

Familias de la comunidad tienen que pagar la energía eléctrica del pozo

Nadadores.- La problemática que presentan 200 familias en ejido Villa de Nadadores es el agua potable, quienes sufren hasta dos meses sin el vital líquido.
Aún no llega el verano y ya padecen el desabasto; son los habitantes de esta comunidad quienes pagan la energía eléctrica del pozo en tanto que el Municipio no aporta un centavo.
La familia Sánchez Carmona, proveniente de la ciudad de San Luis Potosí, ha vivido por más de 40 años en ejido Villa de Nadadores, manifestaron para Periódico la Voz el calvario que es no contar con el servicio.
Son personas de la tercera edad, obligados a pedir favores a los vecinos, para que les acarreen el agua o bien pagar hasta 50 pesos por el “favor”.
“Siempre buscamos a vecinos que utilizan camioneta para ir al pueblo de Nadadores y nos traigan agua, para nosotros almacenarla en los tinacos o baños para poder realizar nuestras labores diarias”, señaló la señora Epifanía Sánchez Salazar.
Eran las 13:00 horas del día 19 de abril, en el patio de la familia Sánchez Carmona se encuentran sentados doña Epifanía, a un lado su hija quien vive en el municipio de Barroterán, se encuentran tranquilas limpiando nopales, retirando las espinas y guardando en un sartén para llevarlas a su pueblo.
En el lugar está otra de sus hijas quien vive en la Zona Centro de Nadadores y al final está don Joaquín, el jefe de la casa.
Comentan que por años han sufrido la falta agua, además comentan que ellos son quienes tiene que pagar la energía eléctrica del pozo de agua que abastece esta comunidad rural una tarifa de 30 pesos mensuales, sin embargo no todos lo pagan por lo que se les ha cortado el servicio.
El ayuntamiento no aporta para el pago de recibo, aun cuando el pozo abastece tanto Villa de Nadadores como parte del pueblo.
Dentro de esta comunidad se está construyendo una pila para terminar con la problemática de agua potable, aun cuando se informó que dentro de un mes estaría terminado, la esperanza en doña Epifanía y don Joaquín de contar con el vital líquido no se acaba.