Frontera.-Con las manos “amarradas” y sin poder actuar se consideró el regidor de Transporte Mauro Barrón quien lamentó la tardanza en la aplicación de las modificaciones al reglamento de Transporte y Vialidad estatal, señalando que esperan no pasar por la misma situación que en el municipio de Torreón donde las autoridades fueron sorprendidas con amparo para no actuar contra UBER.

El funcionario detalló que mientras no exista un fundamento legal, ellos no pueden hacer nada al respecto y por consecuencia solo les resta ver como el transporte privado sigue trabajando libremente violentando la ley, porque no hay una regulación en su contra.

Por ello expresó que aún y cuando son autoridad, se encuentran prácticamente con las manos amarradas e imposibilitados para actuar mientras que los concesionarios de transporte de taxi siguen pidiendo respeto a su labor que si se rige bajo una serie de normas y leyes ya establecidas.

Recordó que en la ciudad de Torreón cuando las autoridades quisieron actuar en contra de las unidades de transporte privado que también laboran en la impunidad, se llevaron la no grata sorpresa que ya estaban amparados y por ello siguen trabajando en la ilegalidad.

Mauro Barrón consideró lo anterior como una situación que debe de generar se agilice la ley de Transporte y Vialidad del estado, ya que mediante la misma es como los municipios podrán actuar en consecuencia contra el transporte privado.