Sin orden de aprehensión Alonso Ancira

PUBLICIDAD

Un juez federal en materia de amparo negó una suspensión definitiva a Alonso Ancira Elizondo, presidente de Altos Hornos de México, quien solicitó protección de la justicia contra cualquier orden de aprehensión en su contra.
El juzgado séptimo de distrito de amparo en materia penal de la Ciudad de México, determinó que la medida cautelar contra los actos reclamados por Ancira Elizondo ha causado estado, es decir ha concluido, ya que venció el plazo para que autoridades judiciales o jueces de control interpusieran una queja justificada contra el sobreseimiento de la audiencia en la cual autoridades negaron la existencia de una orden de captura.
Por ello el juez federal dio el acto reclamado por concluido.

De acuerdo con la resolución radicada en el expediente 575/2019 señala que “… se desprende que ha transcurrido el término sin que ninguna de las partes hubiera recurrido el proveído en el que se sobreseyó fuera de audiencia en el presente juicio; en consecuencia, se declara que dicho auto que sobreseyó fuera de audiencia en el juicio que se actúa, ha causado estado para todos los efectos legales correspondientes. Háganse las anotaciones en el libro de gobierno y en su oportunidad archívense las presentes actuaciones como asunto concluido”.

A finales de mayo pasado, un juez de control con sede en el Reclusorio Norte libró las órdenes de aprehensión contra el ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya Austin y el propietario de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira Elizondo, quien ese mes fue detenido en España.
En ese entonces la Fiscalía General de la República (FGR) informó que desde el pasado 5 de marzo recibió la denuncia contra el empresario y otras personas de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República y Pemex, al considerar que causaron un grave daño patrimonial a la empresa productiva del Estado.

Alonso Ancira es acusado en la compraventa a un precio 10 veces superior a su valor de la empresa Agronitrogenados, que adquirió Petróleos Mexicanos (Pemex) cuando Emilio Lozoya Austin era el director general de la paraestatal, en la actualidad prófugo de la justicia.