Inglaterra .- Una madre es acusada de envenenar y sofocar a su bebé por escuchar voces que le decían no merecía tener un hijo comentó una trabajadora social en la corte de audiencia, por el crimen cometido hace un año.

Hannah Turtle de 22 años niega el asesinato  tiene 3 cargos por infanticidio y 2 de envenenamiento. La corte escucho como la mujer puso su propia droga anti depresiva en la botella de leche y lo sofoco en 3 ocasiones en un periodo de 10 días, el último resultó en su muerte.

Turtle niega el cargo de asesinato pero admite haber torturado al infante en varias ocasiones, el fiscal comentó como la madre se hizo cargo de no tener testigos para sofocar a su hijo

“Nunca sabremos cuales fueron sus razones, pero ella sabía lo que hacía y el daño serio que causaba a su hijo”

 

Hannah Turtle arriving at court last year (Image: Daily Post Wales)

 

También comento que en Mayo 31 del año pasado pincho a su hijo en la nariz para que no pudiera respirar por lo cuál se volvió azul, al atenderlo los paramédicos pudieron salvar su vida pero el infante regreso a manos de su madre aparentemente con buena salud.

 

 

The jury was told that it could hear evidence about her psychiatric condition (Image: Daily Post Wales)

 

Lamentablemente en el último episodio de daños hacía su hijo, James el nombre del bebé le fue imposible recuperarse, sufrió daño cerebral por la falta de oxigeno y sangre, murió en el hospital el 13 de Junio con 58 días de nacido.

Con información de UK Mirror