Soñaba Luis con su boda

Amaba la vida y a su novia, iba a casarse, lamentablemente un problema respiratorio se lo impidió

Ella asegura que ni la muerte podrá separarlos.
PUBLICIDAD

Una gripa mal atendida, puso fin a una historia de amor. Luis Carlos Contreras Armendáriz era un joven de 23 años de edad, recién egresado del Instituto Tecnológico Superior de Monclova de la carrera de Ingeniería Mecánica.
El pasado 10 de octubre acababa de ingresar a laborar a la empresa Trinity, le dieron oportunidad en almacén, pero sería promovido al área de mantenimiento.
El próximo 15 de diciembre se casaría con Yessica Monsiváis, una joven de la que estaba profundamente enamorado. Lamentablemente la noche del 25 de octubre falleció repentinamente víctima de bronco aspiración.
“Una gripa mal atenida me lo mató, mijo se me ahogó dormido”, menciona su padre Vicente Contreras del Hierro quien llorando lamenta la pérdida de su hijo.
“Desgraciadamente Dios se sirve de lo bueno, mi hijo era muy bueno”, relata su madre Guillermina Armendáriz López.

Eran el uno para el otro.

Luis no estaba enfermo pero desde pequeño padeció de las anginas, al principio su familia pensó que se trataba de un infarto fulminante, pero cuando le hicieron la autopsia de ley les informaron que fue por bronco aspiración.
Fue la noche del pasado 25 de octubre, cuando su hermano mayor José Julián se percató de que algo en Luis no estaba bien, lo escuchaba respirar muy fuerte mientras dormía y aunque intentó hablarle, él ya no respondía.
“Compartíamos la cama, él estaba respirando pero no reaccionaba, le dije a mi otro hermano y quisimos despertarlo pero no pudimos, le hablé a mi papá y entre todos lo bajamos y lo acostamos en la cocina, allí lo acomodamos”
Cuando los paramédicos llegaron, Luis seguía respirando, hasta que llegó el momento en que se dio la mala noticia, Luis había dejado de respirar, ya estaba muerto.

UN JOVEN CON GRANDES SUEÑOS

Se iban a casar el próximo 15 de diciembre.

Luis era el mayor, después Jesús Vicente y por último José Julián, sin duda fue un ejemplo para sus hermanos pues desde muy joven Luis empezó a trabajar en Canal 4, después en la empresa Aurim de México y por último en Trinity donde tenían apenas unos 15 días, soñaba con tener un buen empleo para ofrecerle a su futura esposa lo mejor.
“Siempre fue dedicado, a todo le ponía atención mijo, al más mínimo detalle él lo atendía, siempre servía a la gente, si cien puertas tocó, cien puertas le abrieron, todas mis amistades y conocidos me felicitaban por mi hijo, me decían que tenía buen muchacho”, señala su padre Vicente Contreras del Hierro quien lo recuerda con profundo dolor.
“Negrito” así le decían a Luis quien era de estatura media, piel morena, alegre, simpático, nunca se enojaba o al menos nunca lo demostraba, tenía todo para casarse con el amor de su vida.

IBA A CASARSE EL 15 DE DICIEMBRE

Un padre que se siente muy orgulloso y agradecido con Dios por el hijo que le dio.

Luis estaba profundamente enamorado de su novia Yessica Monsiváis y tenía planeado casarse el próximo 15 de diciembre.
“Sabes que te amo mucho y que siempre te amaré, recuerda que a pesar de la distancia, del tiempo y de las circunstancias, siempre serás el amor de mi vida, te amo mi rey hermoso, gracias por preocuparte por mí y por pasar este tiempo a mi lado, eres el mejor y siempre lo serás”, fue el último mensaje que Yessica le envió a Luis, lo que sin saberlo se convertiría en una despedida.
“Ahora comprendo porque me sentía así amor, sin imaginarlo me estaba despidiendo de ti”, fue la última publicación que ella realizó en su cuenta de Facebook, luego de haber sepultado al amor de su vida.
Tenían 2 años de relación y se amaban profundamente, no se lo decía, se lo demostraba en cada palabra, cada detalle y en cada mirada de amor.
Muchos amigos de él acudieron a darle el último adiós, todos hablaron de la buena persona que fue, compartieron anécdotas y las buenas acciones que realizó, todos estuvieron unidos en el mismo dolor de haber perdido a un ser querido, aunque siempre lo llevarán en el corazón.
Ahora los restos de Luis descansan en el panteón Del Rosario en el municipio de La Madrid, en la misma tumba de su abuelo, mientras su familia y su prometida lloran su partida.