Una niña de 11 años se acerca a su pastel de cumpleaños para soplar las velas mientras los invitados le cantan el ‘Cumpleaños feliz’. Al terminar de cantar rociaron a la pequeña con espray de serpentina, que es altamente inflamable

. Dos bengalas que quedaban en la torta hicieron que el producto prendiera fuego, y en cuestión de segundos la cumpleañera estaba en llamas. Los presentes reaccionaron rápidamente para socorrer a la pequeña, pero se desconoce el alcance de las heridas que sufrió.