El joven de apenas 18 años de edad  ha tenido una vida  llena de dificultades y carencias

FRONTERA COAH.- La vida para César Isaías Riojas no es nada fácil, es el joven de 18 años de edad que padece de insuficiencia renal crónica y diabetes, ha perdido la vista debido a su enfermedad y estuvo internado hasta el pasado martes, su madre murió de cáncer hace 8 años y su padre estuvo desaparecido posiblemente por la desesperación e impotencia de ver a su hijo enfermo, tener que trabajar y no poder cuidarlo.
El joven fronterense estuvo internado por varios días en el hospital Amparo Pape de Benavides, a través de Alma Pérez del Ministerio “Soplando Vidas” se pidió el apoyo de la ciudadanía para conseguir medicamento costoso, bolsa para diálisis, entre otras cosas necesarias no solo para César Isaías sino para otros dos jóvenes que padecen del mismo mal.
Fue el domingo antepasado cuando César Riojas, padre del paciente lo llevó al hospital en donde le pusieron dos unidades de sangre por las que tenía que pagar 2 mil 700 pesos, pero no contaba con el recurso y acordaron que cuando regresara tendría que pagar lo doble.
Cuando llevó a su hijo al hospital no lo quisieron internar y fue hasta la tarde del martes cuando ingresó al hospital pero con toxinas muy elevadas, es decir con inflamación en la cara que con diálisis cada hora lo pudieron desinflamar.
Fue el pasado martes cuando César Isaías salió del hospital, querían cobrar 93 mil 300 pesos por los días que estuvo hospitalizado, el padre de César es de bajos recursos, no contaba con el recurso para liquidar el adeudo y sospechosamente desapareció.
Alma Pérez del Ministerio “Soplando Vidas” estuvo haciendo gestiones y habló con el director del hospital a quien le explicó que los medicamentos y las bolsas para diálisis no se las habían otorgado en el hospital, mencionando que la cantidad que les estaban cobrando era excesiva.
Luego de papeleo, llamadas telefónicas y otras acciones implementadas por el director del nosocomio se logró que César Isaías saliera del hospital sin pagar un solo peso, pero regresara dentro de una semana para que le practiquen la diálisis.
Afortunadamente el padre del joven enfermo ya apareció, no se sabe a ciencia cierta donde estuvo o por qué lo hizo, Alma Pérez quien ha estado apoyando a los dos mencionó que tal vez quiso escapar de la realidad por un momento.
Explicó que no es fácil tener a un familiar enfermo, estar solos en el mundo, tener que trabajar y al mismo tiempo estar para cuidarlo en el hospital.
César Riojas no mira, debido a la diabetes que padece desde los 6 años de edad, su padre es la única persona que tiene y en ocasiones lo ha tenido que dejar solo en el hospital, el padre de César trabaja en Takata en donde no fácilmente se puede tener una falta.
Debido a que en varias ocasiones lo dejó solo, personal de Trabajo Social pretendía reportar el problema.
Alma Pérez, agradeció el apoyo que le han brindado, dijo que la gente de Monclova y Frontera constantemente brindan el apoyo, mencionó que los tres jóvenes César, Jonathan y Pablo tienen ángel y esto les ha permitido continuar con medicamentos y bolsas para diálisis.