La Gran Manzana parecía una ciudad fantasma

Nueva York.- El Servicio Nacional de Meteorología ajustó el martes el pronóstico de la cantidad de nieve para la ciudad de Nueva York por el paso del fenómeno. Las autoridades continúan sus exhortaciones de cautela por las bajas temperaturas y el potencial de hielo en las carreteras. Los estudiantes vuelven a clases este miércoles y se reestablece el servicio de la línea elevada del tren.
La tormenta Stella azotaba con ráfagas de viento gélido, nieve y granizo el noreste de Estados Unidos, donde las escuelas cerraron y miles de vuelos fueron cancelados, pero en la ciudad de Nueva York la nevada será inferior a lo previsto.
La Gran Manzana parecía una ciudad fantasma a apenas una semana del inicio oficial de la primavera, con la visibilidad seriamente reducida y las calles blancas, semidesiertas. Pero el Servicio Nacional Meteorológico (SNM) degradó el alerta de tormenta para gran parte de la ciudad a una “advertencia de clima invernal”.
La nevada en Nueva York será de 15 a 20 cm, y no como se anticipaba la víspera, de 30 a 60 cm, con ráfagas de viento de hasta 90 km/h, según el SNM.
Ya más de 15 cm de nieve cayeron sobre Manhattan, además de hielo y granizo. En barrios como Brooklyn, la nieve se convirtió en una lluvia helada. El termómetro marca -1ºC y las escuelas, los tribunales y la mayoría de los museos están cerrados.
La nieve y el granizo azotan desde Carolina del Norte hasta Maine, pasando por Nueva York, Nueva Jersey, Filadelfia y el sur de Connecticut.

AEROPUERTOS CASI PARALIZADOS

Los aeropuertos de Nueva York -JFK, Newark y La Guardia- están casi paralizados, con cerca del 75% de sus vuelos anulados, según el sitio de rastreo de atrasos y cancelaciones FlightAware.
Los aeropuertos de Washington, Filadelfia, Boston y en menor medida Chicago también se vieron afectados. Más de 7.800 vuelos hacia o provenientes de Estados Unidos fueron anulados entre lunes y miércoles, según FlightAware.