Sufren migrantes acoso policíaco

Fueron detenidos sin razón, además de perder parte de sus pertenencias

Los migrantes fueron acosados por la policía.
PUBLICIDAD

FRONTERA, COAH. Migrantes centroamericanos acusaron a la policía de detenerlos sin motivo, robarles pertenencias y obligados a abandonar el municipio o de lo contrario serían arrestados nuevamente.
Erik López Reyes, Heylin Alberto Sifontes y Josué Antonio Sosa Jurado, son los migrantes hondureños y salvadoreño, que denunciaron el acoso de la policía y el robo de sus pertenencias.
Dijeron que el pasado 9 de enero arribaron a este municipio, después de 24 horas de viajar en tren provenientes de Toluca, bajaron para pedir dinero y comprar algo de comida, se sentaron cerca de las vías del tren para comer y esperar la salida.
De pronto llegó la policía municipal que empezó a patear la comida que recién habían comprado para posteriormente llevárselos detenidos acusando de traer droga en sus mochilas.

También te puede interesar: Dejan a Ocampo endeudado

Uno de los migrantes mostró su visa humanitaria.

Dijeron que después de revisar sus mochilas los detuvieron 24 horas aun cuando no traían drogas, al salir les entregaron parte de sus pertenencias pero les faltaban aun las visas humanitarias a 2 de ellos, una casa de campaña, una mochila, ropa y un celular.
Al reclamar al Director de la policía municipal Juan José Castilla Ramos, este les negó que los policías les hubieran dado un mal trato, que no tenían pruebas de que les habían robado sus pertenencias y que se fueran de la corporación y del municipio.
“Nunca habíamos estado en este lugar y aunque así fuera no justifica que nos tengan que robar o tratar mal, la policía esta para proteger y el Director se portó de una mala manera, sarcástico y hasta nos corrió”.
Comentaron que un ciudadano fronterense les ofreció trabajo y los llevó a la Presidencia municipal para buscar la manera de recuperar sus visas, sin embargo dijeron que no permanecerían más tiempo en este municipio por miedo a que la policía los quiera detener otra vez.