Sufriendo y violentado está el Padre Joaquín

Piden no dejar de orar y ayunar a los feligreses, hasta que el sacerdote recupere su libertad

“El padre Joaquín está sufriendo, el padre Joaquín esta violentado, el padre Joaquín está en manos de Dios”, dijo el padre Roberto de Luna durante la misa espacial donde pidió a los feligreses ayuno y mantener las misas hasta que el sacerdote recupere su libertad, pidiendo además con el poder de la oración que Dios toque a sus captores para que lo liberen.
Anoche, en el santuario de Guadalupe, se iniciaron las misas especiales para pedir por la liberación del Padre Joaquín Hernández, quien desapareció desde el día tres del presente mes, mismas que el padre Roberto de Luna pidió se continúen a la misma hora todos los días hasta en tanto se localice al padre Joaquín.

Durante el sermón, el sacerdote dijo que no hay poder más grande que el de Dios y que definitivamente para Dios no hay imposibles, por lo que pidió elevar las plegarias de cada persona, todos los días para que Dios consiga tocar el corazón de los captores del padre y los haga recapacitar de su postura y termine el cautiverio del religioso.
Indicó que apenas durante la presente semana, acudió a varios domicilios en la localidad para realizar oraciones, detallando que se llevó grandes sorpresas al conocer dos casos de personas secuestradas que recientemente fueron liberadas.
Frente a los feligreses que se dieron cita para ser partícipes de la misa especial, el padre externó que es triste la realidad que se vive y más triste aún cuando por intereses de unos cuántos se realizan acciones tan drásticas y tan dolorosas como la que vive actualmente el padre Joaquín, al encontrarse actualmente secuestrado.
“Les propongo que hagamos ayuno por las mañanas, los que puedan, tengamos en nuestras oraciones al padre, participar de las mismas desde hoy y hasta el día en que el padre recupere su libertad”, indicó el sacerdote Roberto de Luna durante la homilía.