Francisca Peña Morales, quiere sentirse útil y ganarse la vida honradamente

Castaños, coah.- Con 75 años de edad tiene el deseo de ser productiva y aportar a la economía familiar, pero por su edad no encuentra espacios en ninguna empresa y nadie quiere emplearla. Ella es Francisca Peña Morales quien viste a diario con un pantalón azul marino, una blusa blanca con la esperanza de encontrar un trabajo.
Diariamente toma el autobús de franjas naranja con blanco, en la parte delantera un anuncio que señala Omnibus Monclova-Castaños. Son las 9:15 de la mañana aborda el autobús con destino a Castaños, cerca de las 10 am baja en el sector fraccionamiento San José, rumbo a su casita.
Madre de cinco hijos, un varón y cuatro mujeres, desde hace dos años que perdió a su pareja y desde entonces ha trabajado como empacadora en centros comerciales.
Actualmente se queda con su hija en la ciudad de Monclova, pero para esta hora ya acudió a su hogar en Castaños para verificar que todo se encuentre en orden, enseguida inicia los recorridos en los principales centros comerciales en busca de empleo.
Hace un tiempo estuvo trabajando como “cerillita” en un centro comercial, infortunadamente está desempleada, siente que el apoyo a adultos mayores está olvidado.
“Te voy a hablar con la verdad, ahorita no tengo trabajo, todos los días acudo a un lugar, dejo una entrevista, por si alguien me ocupa me hable”.
“Ahorita estoy batallando, no tengo para comer, para nada, pero gracias a Dios saco para mi vicio (coca-cola)”.
Señaló que dicha situación se ha tornado un poco difícil, pues no le gusta depender de sus hijos, afortunadamente se ve favorecida con apoyos bimestrales de 65 y más, con ello manifiesta que aporta para la despensa, sin embargo no es lo suficiente.
“Soy una mujer honrada, quien busca trabajo, mi edad es 70 y más (sonriendo) y soy muy feliz y agradecida con Dios porque me permite levantarme y caminar”, finalizó.