Tiene Érick Gutiérrez calvario en PSV

PUBLICIDAD

CIUDAD DE MÉXICO 18-Apr-2020 .-Al igual que su casi hermano Hirving Lozano, el volante Érick Gutiérrez vive días aciagos.

El «Guti» ha sido uno más de los tantos mexicanos con el sueño de jugar en Europa. En 2018 movió todas sus fichas para que el Pachuca le permitiera emigrar. El club aceptó una oferta del PSV Eindhoven por alrededor de 5 millones de dólares, lejos de lo que pretendían por el jugador.

Después de un arranque prometedor, la vida se le complicó. A los pocos meses ya aceptaba lo difícil que era la competencia. Casi dos años después, el discurso es idéntico.

«Pueden opinar ‘no juega, no está al nivel o no entrena bien’ y se pueden imaginar muchas cosas, pero no saben lo que estás viviendo en el día a día, por más que le eches ganas, no te toman en cuenta», dijo Gutiérrez a TUDN sobre las críticas que reciben tanto él como «Chucky».

Su primer problema al llegar al club fue la posición. Lo colocaron como creativo y no como recuperador. Tiene una zurda fina, pero está lejos de ser un «10».
Después las lesiones afectaron su proceso. A mediados de 2019 adquirió un rol protagónico con el equipo, pero después de eso la caída ha sido tan pronunciada que en este 2020 apenas acumula 69 minutos en tres partidos.

Hay dos factores claves en el declive: uno de ellos, la partida de Hirving Lozano, al que extraña enormemente, según confesó a medios holandeses; el segundo, la inestabilidad deportiva del PSV Eindhoven.

De ser un equipo protagonista y sólido, actualmente se ubica cuarto. Apenas en diciembre, el técnico Mark van Bommel fue cesado. Hace un mes se anunció que el actual timonel Ernest Faber será sustituido por Roger Schmidt a partir de la siguiente temporada. Mientras, el panorama sigue turbio para el «Guti».

«Estuve a punto de salir, pero decidí quedarme. Sé que puedo dar más, pero es difícil el no jugar, pues no puedes demostrar nada», dijo.