Para muchos aficionados de Monterrey lo que se va a vivir esta noche parece salido de un sueño.

Ver en la cancha a Tigres y Rayados luchando por el título del futbol mexicano hace años parecía algo imposible, pero finalmente sus equipos les brindarán ese regalo de navidad adelantado.

Hoy a las 20:00 horas, la cancha del Estadio Universitario recibirá su tercer partido de Final de Liga consecutivo, algo que ningún estadio de la Liga MX puede presumir en la historia de los torneos cortos y ahora el huésped será el más acérrimo rival.

El equipo más productivo de la competencia, el Monterrey, llega como favorito para este enfrentamiento histórico, pero fueron precisamente los Tigres quienes más cerca estuvieron de su gran campaña.

Las ediciones 114 y 115 del Clásico Regio pasarán a la historia como las más importantes de estos choques entre los equipos regios que arrancaron el 13 de julio de 1974.

Hoy André-Pierre Gignac,Avilés Hurtado, Nahuel Guzmán, Dorlan Pabón, Ricardo Ferretti y Antonio Mohamed, tienen una cita con la historia que quizás les envidiarían Tomás Boy, Mateo Bravo, Humberto Suazo, Carlos Miloc y Víctor Manuel Vucetich, por ejemplo.

Monterrey literalmente se paralizará y los regios se congregarán o en el Universitario o alrededor de sus televisores.

Las carnicerías registrarán ventas récord y seguramente habrá más asadores en un sólo día que en todo el año en el resto el país.

Con un hermético dispositivo de seguridad se celebrará este partido, en el cual se trabajará con especial énfasis para que la pasión no se transforme en violencia.

Para tí regio, no, no es un sueño, hoy todo el país volteará a ver tu juego, ese que presumes y tanto te enorgullece.

Tigres y Rayados buscan hoy la supremacía del balompié nacional.

“Lo más lindo es soñar despierto”, dijo Antonio Mohamed en la semana. Seguramente los regios coinciden con el “Turco”.

Marca