Esta asociación nació en el año 2005 en la ciudad de Monterrey y fue creada por Ángel Antonio Villarreal Rodríguez, ahora operan en Monclova promoviendo la salud integral

Desde hace once años nació la Asociación Vive Sin Cáncer en Monclova… la muerte de Ángel Antonio, víctima de cáncer de cerebro significó el nacimiento de un lugar que en un principio fue creado con el fin de apoyar económicamente a personas víctimas de la enfermedad, pero que después sufrió cambios, en el entendido de que todo mal de salud viene del estrés.
Esta asociación nació en el año 2005 en la ciudad de Monterrey y fue creada por Ángel Antonio Villarreal Rodríguez. En el año 2008 trasladaron sus operaciones a esta ciudad y aunque siguen ayudando en los procesos de cáncer, ahora están totalmente aplicados en la prevención de las enfermedades, bajo el precepto de que somos cuerpo, mente y espíritu.
Su objetivo es que la comunidad aprenda a vivir en el amor, la salud y el bienestar y para ello se cuenta con un excelente equipo de treinta terapeutas voluntarios y muy profesionales que Dios ha reunido para servir por amor al prójimo.
Su misión es generar acciones concretas con la finalidad de concientizar a la sociedad sobre la importancia de la salud integral, por lo que se ofrecen alternativas para una vida diferente en complemento a las ya existentes.
En este lugar, ubicado en la colonia Los Bosques se trabaja de lunes a viernes con donativo voluntario en todas las terapias fijas como sagrav, par biomagnético, armonización, energía universal, reflexoterapia, biodescodificación, trofología, alineación de columna, thetahealing, yoga, meditación y reiki. Se cuenta además con una nutrióloga, una psicóloga y una terapeuta espiritual.
Los fines de semana se dedican a cursos talleres y conferencias específicas.
En los 11 años que tiene al servicio de la comunidad monclovense, se han otorgado más de 32,000 terapias, 104 conferencias, 85 talleres, 6 presentaciones de libros y 18 películas.
Como parte de sus servicios especiales, ha colaborado con prótesis de mama, pelucas, alimentos, ropa y cobertores, donación de juguetes, libros y cuadernos para niños.
Cuenta con una extensión en la ciudad de Chihuahua que apoya a las personas con cáncer, a los niños de amanc y a los de la Sierra Tarahumara.

LE APUESTAN A LA PREVENCIÓN

Silvia Rodríguez de Villarreal, directora de Vive Sin Cáncer dio a conocer que actualmente se le apuesta más a la prevención, al asegurar que todo lo bueno o malo que se vive impacta en la salud de las personas.
“Si tú viviste un divorcio hace 10 años y estuviste sola machacando esa pena o dolor, en alguna parte de tu cuerpo se va a reflejar. También puede ser la pérdida de un ser querido alguna situación que te afecta”, destacó.
Si no sabemos,-dijo- manejar la situación, todo esto nos va afectando al grado de desarrollar todo tipo de enfermedades.
La serie de terapias que se brindan a las mujeres que sufren cáncer y en general a las personas que acuden a este lugar con la esperanza de encontrar paz, reciben terapias psicológicas y espirituales.
“Todo lo que manejamos es natural, entonces atendemos la parte emocional y espiritual”, dijo.
Silvia Rodríguez promovió mucho que se dieran a conocer las fundaciones que existían en Monclova con el fin de saber qué ofrecía cada una a las mujeres o personas víctimas de cáncer.
“Somos seis asociaciones las que habemos. Hay una que trabaja solo con niños, hay una que trabaja ayudando con gastos y traslados, hay otra que trabaja con médicos oncólogos y medicamentos. Nosotros no ayudamos en lo económico. No ayudamos con medicamentos porque no somos terapeutas. Nosotros ayudamos en la parte emocional y espiritual”, destacó.
En mi opinión,-dijo- la atención emocional y espiritual es la más importante. Puede un médico Oncólogo estarte atendiendo la parte física, pero aquí con nosotros pueden tomar terapias y sanar de manera integral.

FUNDADA POR SU HIJO

Ángel Antonio fue diagnosticado con cáncer de cerebro y durante dos años se enfrentó con valentía a esta enfermedad.
En el 2005 decidió fundar la Asociación Vive Sin Cáncer, luego de conocer en experiencia propia la gran necesidad que había de lugares donde se pudiera ayudar a las personas que enfrentaban esta enfermedad.
“Dos años estuvo él al pendiente de la fundación que se creó en Monterrey. Cuando él murió, sus amigos y nosotros decidimos continuar con una parte en Monclova, otra en Chihuahua y una más en Monterrey. La de Monterrey se diluyó en el camino porque no tenía un buen líder, las de Chihuahua y Monclova se fortalecieron”, destacó.
Ángel Antonio no tuvo un pronóstico nada alentador. El médico le dijo que tenía un mes de vida, pero la última palabra es la de Dios y él vivió dos años.
“Como la medicina no tenía nada para él, empezamos a trabajar con médicos que se habían pasado a la medicina natural y en su búsqueda logró traer a la fundación a doctores mucho muy especiales que atendían a las personas enfermas”, explicó.
“Hicimos muchas cosas con mi hijo, -recordó- a pesar del pronóstico del médico. Lo llevamos a Estados Unidos, no creían que tuviera eso porque mi hijo iba por su propio pie. Ya que lo metieron a todos los aparatos, nos dijo que el diagnóstico estaba bien y que no había nada que hacer”.
Después de eso, Ángel Antonio se casó el 04 de marzo y murió el 13 de marzo del 2007.
Sin embargo, su muerte no ha sido en vano, pues inició esta asociación que hoy en día sigue prestando ayuda a personas que enfrentan la lucha contra el cáncer.