Toma siesta y se le quema la casa

La abuelita dejó comida en la estufa mientras tomaba una siesta, lo que desató el incendio.
PUBLICIDAD

Reducido a cenizas quedó un domicilio de la colonia Obrera Sur, luego que por el descuido de una abuelita que tomó una siesta dejando comida en la estufa, se desató un incendio que movilizó a elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos y oficiales Municipales.

Fue alrededor de las 15:10 horas cuando Hortencia Barajas Soto, se despertó debido a un fuerte olor a quemado, llevándose una desagradable sorpresa al ver su casa envuelta en llamas.

La mujer mayor pidió auxilio a sus vecinos, siendo otra dama quien la puso a salvo junto a su mascota.

De inmediato, los vecinos de la calle Secundaria 2, entre la avenida 3 y Estándar 4, no dudaron en auxiliar a la mujer mayor, además dieron parte a sus familiares.
Fabián Ortiz Ovalle, nieto de Hortencia, comenzó a sofocar el fuego con ayuda de cubetas con agua mientras esperaba el apoyo de los Bomberos, sin embargo, las llamas se extendían con rapidez.

Los tragahumos llegaron a la casa marcada con el número 877, y lograron apagar el incendio.

Por fortuna, la abuelita y su mascota lograron salir de la vivienda a tiempo, no obstante, la casa quedó con serios daños ya que el fuego se extendió desde la cocina hasta las habitaciones, consumiendo todo a su paso.

La Policía Municipal se encargó de abanderar el área y tomar conocimiento del siniestro.